Luciana Salazar se divirtió y se emocionó en el "baby shower" de Matilda, su hija que nacerá muy pronto en Miami, a través de una subrogación de vientre.

En la celebración, la rubia se probó como madre y, en uno de los juegos, probó cambiar pañales al mismo tiempo que hablaba por teléfono. Otro momento de risas fue el show de "stand up" que hizo Jorgito Moliniers, su ex bailarín en "ShowMatch". 

La emoción llegó cuando Luciana agradeció a sus invitados. Durante su breve discurso, filmado por su hermana Camilia, la modelo no pudo contener las lágrimas.