Luciana Salazar estuvo estos últimos 9 meses dominada por la ansiedad, la emoción, la alegría y la angustia. Si bien la modelo no estuvo embarazada, vivió la espera de la llegada de su pequeña, que tuvo gracias al método de subrogación de vientre, con la misma intensidad que si lo hubiera llevado en su panza.

Hace 10 días, la rubia viajó a Estados Unidos para recibir a su niña y este viernes 15 de diciembre, Matilda por fin llegó al mundo.

"Bebita linda", escribió la flamante madre en su cuenta de Twitter y Ana Rosenfeld, la madrina, también saludó a la recién nacida, que pesó alrededor de 4,500 kilos, en las redes: "¡Si! Nació mi ahijada, felicitaciones Luli".

 

La pequeña nació en Sarasota, una pequeña ciudad de 379 mil habitantes, ubicada a unos 370 kilómetros de Miami, donde la rubia se encuentra residiendo. Matilda fue concebida con óvulos de Luciana y con esperma de un donante, a través de un vientre subrogado.