Si bien Luciana Salazar mantuvo una buena relación con la mujer que llevó a su hija, Matilda, en su vientre durante 9 meses, ahora la rubia decidió cortar todo vinculo con la subrrogante.

"No quedé con tanto diálogo, ella intentó, más que nada por su hija, pero ya está para mí. No fue fácil para mí, no la pasé bien, todo el proceso desde que se gestó, así que hay cosas que prefiero borrar de mi cabeza. Desde el día que me entregaron a mi hija, fue ‘chau pasado'", explicó la mediática en una entrevista para la revista "Caras".

La decisión llamó mucho la atención ya que en entrevistas anteriores, Luli había hecho hincapié en la excelente relación que había entre ellas e incluso consideró a la hija de la subrogante como una "hermana del corazón" para Matilda.

"Me contó que dos personas podían presenciar el parto y me preguntó si podían ser su marido y su hija. Me tocó el alma lo que me dijo. Esa nenita, que sabe que su mamá está haciendo algo tan lindo, a mi beba la llama hermanita. ¿Cómo podría quitarles ese momento? Mi hija ya tiene una hermana del corazón para siempre", había comentado la blonda.

Por otro lado, Salazar reveló que su ex pareja, Martín Redrado ya conoció a la bebita y describió como fue el momento: "Hablamos y la conoció. Eso fue unos días después de que llegué (de Estados Unidos). Fue un momento hermoso, pero no quiero entrar en detalles. Fue fuerte, muy lindo".

Además, destacó que el economista estuvo a su lado en casi todo el tratamiento cuando nació la pequeña.

Por último, la diosa aseguró que no necesita un hombre para llevar a cabo su maternidad, aunque aclaró: "Pero eso no quiere decir que no quiero estar en pareja. Puedo ser madre soltera, no estoy buscando un padre para mi hija, sino una pareja para mí. Si el día de mañana esa persona tiene un feeling increíble con ella y da para que formemos una familia, bienvenido sea".