@LuisVenturaSoy 

Los periodistas y comunicadores más jóvenes no deben saberlo o quizás lo han olvidado, frente a la voracidad actual de los medios de comunicación. Pero yo no. Jamás lo voy a olvidar y mucho menos soslayar por haber sufrido en carne propia, de parte de tantos colegas de los denominados “serios” o “analistas”, o de parte de aquellas empresas periodísticas que no hacían sensacionalismo o amarillismo sino “periodismo objetivo y recatado”. Hoy repaso cómo diarios, revistas, y escucho radio y veo televisión, incurren en todo aquello que antes era pecado mortal y ahora pasó a convertirse en moneda corriente de la mayoría de los medios, de mis colegas que antes señalaban y condenaban la morbosidad, lo impactante y los contenidos amarillos con definiciones de “carroñeros”, “atroces” y “morbosidad sangrienta” que parecen olvidados e ignorados.

Las listas de los que defenestraban al chimento y a sus abanderados chimenteros son explícitas y se saben, pero nadie pide disculpas y todos siguen saliendo en sus ediciones diarias contando los detalles más morbosos y escabrosos de cómo una manada infame y asesina de rugbiers asesinó a golpes y a patadas a un pobre muchacho cuyo peor pecado fue salir a bailar con un reducido grupo de amigos pacíficos para terminar en un estremecedor crimen. Todos buscan las formas, los detalles más violentos, los croquis de la mortal golpiza, las zapatillas ensangrentadas que era todo lo que los aquellos “serios” repudiaban y fustigaban y son los mismos que hoy les sacan jugo y lustre a los temas que antes defenestraban en otros nombres de periodismo o en otros medios colegas. ¡Hoy vale todo en el “hasta ahí”!

Porque la mayoría sobrevuelva la periferia y pocos van al hueso. Pocos profundizan los prontuarios penales de quienes criaron a estas bestias y mucho menos se preguntan por qué asolaban a su región con sus violentas tropelías amparadas de impunidades oficiales que lavaban y eliminaban pruebas para que los viles matones siguieran atacando sin piedad y sin medida. ¿Dónde están esos nombres tan responsables como los verdugos que masacraron al pibe Fernando?

Fernando Báez Sosa
Fernando Báez Sosa fue asesinado en Villa Gesell luego de que un grupo de rugbiers lo golpeara brutalmente.

Esos nombres serían lindos que se empezaran a propalar para que los vecinos, los amigos, los jefes, los empleados y demás yerbas supiéramos quiénes protegían a los energúmenos criminales. Y lo mismo pasa con las denuncias de mucha gente hace sobre instaladas figuras como Juan Darthés, Pablo Rago, Miguel Ángel Cherutti, Jorge Porcel, Mario Sapag, Quique Dapiaggi, Axel, y tantos defenestrados que fueron gravemente acusados como avasalladores personales y de la intimidad, casi siempre suavizados, desviados y difícilmente comprobados porque contaron con los amparos no sólo de productores, empresarios (cuando no fueron ellos los denunciados) sino también de compañeros de elencos o grupos que miraron para otro lado sabiendo lo que pasaba. Vayamos y veamos los elencos que acompañaban a todos los denunciados y preguntemos si esos compañeros de época sabían o evitaron saber lo que les pasaba a las víctimas de aquellos momentos acallados y que hoy después de tantos años afloran... y todos los que faltan.

Esos chimenteros baratos que destruyen familias y mienten...”, eran los argumentos más escuchados y hoy son las nutrientes de los noticieros e informativos que brindan con lujo de detalles aquellos perfiles que se proclamaban como “carroñeros morbosos” y hoy resultan noticias serias. Son los nuevos contenidos de los “comunicadores respetables” y los “medios periodísticos solventes” que tocan como se debe los temas policiales, que ahora pueblan las páginas de diarios, revistas, radios y programaciones de policiales que son la sensación del momento. ¡La gran vedette de los títulos y las temáticas!. No me des la razón, porque yo estoy loco. Sólo mirá y escuchá si me equivoco. Seguro que NO. Te lo digo yo.

Ver más productos

Cuarentena y conocimiento ¿Cómo funciona nuestro cerebro?

Cuarentena y conocimiento ¿Cómo funciona nuestro cerebro?

Cuarentena, encierro y libertad

Cuarentena, encierro y libertad

Se extiende la cuarentena: consejos para sobrellevar el encierro

Se extiende la cuarentena: consejos para sobrellevar el encierro

Días en casa: aprendé astrología

Días en casa: aprendé astrología

Consejos para cuidarnos en tiempos de cuarentena

Consejos para cuidarnos en tiempos de cuarentena

En momentos de cuarentena la receta es aprender a cuidarnos

En momentos de cuarentena la receta es aprender a cuidarnos

La historia del robo del siglo

La historia del robo del siglo

Necesitamos un Ruido de Magia

Necesitamos un Ruido de Magia

Ser hincha es contagioso

Ser hincha es contagioso

Un relato de Academia

Un relato de Academia

Ver más productos