Una extensísima carrera en el mundo actoral no es lo único que dejó Federico Luppi trás su muerte a los 81 años, también dejó una docena de enfrentamientos y cruces no resueltos.

Tan sólo unos meses antes de fallecer, el actor fue acusado de "no pasar ni la cuarta parte" del dinero que la justicia le había ordenado que debía darle a su hijo de 17, Leonardo Luppi, que vive en Uruguay. Desde que el niño nació, el actor manifestó que no tenía deseos de conocerlo, ni hacerse cargo.

"Fue una relación sexual, pero nadie habló de un hijo, y en mi buena fe, le creí. Siento que tengo que mantener a una mina que, encima, no trabaja. Cada mes que tengo que hacer el envío de dinero, me da odio, me siento estafado. No sé… He pasado días enteros imaginando venganzas terribles. No siento culpas", declaró el multipremiado en entrevistas anteriores.

Ricardo Darín es otro de los protagonistas de los enfrentamientos del artista. Todo comenzó en 2013, cuando el actor de "El secreto de sus ojos" fue invitado a la Casa Rosada por la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner, tras haber ganado un Oscar.

"Darín me sigue pareciendo un boludo", había disparado Luppi en ese momento. "Hay honestidades que tienen que ver con lo viril: si yo voy a tu casa, como la Presidenta lo invita a él porque ganó el Oscar, lo invita a la Casa Rosada, está dos horas con ella, ¿por qué no le dice ahí "Cristina, dígame, no habría forma de comunicar mejor este tema de los patrimonios personales?, porque da mucho que hablar esto".

Por su parte el padre del Chino Darín optó por la cautela y prefirió no meterse en la polémica. Tres años después, ambos trabajaron en "Nieve negra", y no hubo grandes roces.

Mirtha Legrand se llevó la peor parte. El enfrentamiento que mantuvo el actor con la diva de los almuerzos incluyó cartas documentos y pedidos de una pericia psiquiátrica.

"Si vos empezás diciendo, por ejemplo, como dice la yegua de Mirtha, '¿pero estaba Kirchner en el cajón?' Ese tipo de ofensa gratuita a una mujer que acaba de perder a su marido... Es un nivel de egoísmo tan ramplón, tan facilista, tan torpe, tan mezquino", había expresado Luppi contra "La Chiqui".

La conductora, que no se caracteriza por quedarse callada, respondió a través de su abogada: "Mandamos tres cartas documento a distintos domicilios de Federico Luppi y no lo encontramos en ninguno; él no pidió las disculpas del caso. Iniciamos una querella penal por injurias por todas las cosas que dijo que deshonra el honor, el buen nombre y la imagen de la señora Legrand".

"Ella forma parte del pensamiento irresponsable, es una comunicadora que se dedicó durante muchísimo tiempo a hacer d esu programa una suerte de rampa de lanzamiento de la pura y absoluta negatividad", había disparado a su vez el actor en respuesta a los dichos de Mirtha.

 

Por diferencias políticas,  Jorge Lanata también fue uno de sus blancos. "¿Lanata? No, mamita, perdoname. Vos sos una periodista en serio, tratame seriamente. Que vaya a la Justicia a presentar las pruebas de lo que sabe. Después de Alfonsín, de Illía, de Frondizi, de la Meijide, de Chacho Álvarez y de De la Rúa, ¿querés que me crea eso?", había expresado en una entrevista.

Por su parte, el conductor de "Periodismo para todos" se la devolvió con todo: " Federico Luppi es un vocero oficial que pertenece a esta nueva casta de personajes del espectáculo que bajó de la Sierra Maestra junto a Florencia Peña o Andrea del Boca, que se convirtieron ahora en revolucionarios en los últimos... ocho minutos. Es más, una de ellas lloró más que Cristina en el velorio de Néstor", arremetió.