Son muchas las personas que viajan a distintos lugares del mundo y se animan a nadar con delfines y también a fotografiarse con ellos. Verónica Llinás fue una de ellas, pero en la actualidad se arrepiente de haber vivido esta experiencia. 

"Durante años tuve esta foto de perfil en mi WhatsApp, sin detenerme a pensar que estaba promoviendo la esclavitud de estos animales maravillosos. Si bien parezco feliz, la experiencia increíble de tocarlos, de nadar con ellos, se vio opacada por la sensación de que estaban siendo explotados para que una sarta de boludos como uno pudiera ostentar una foto con ellos", escribió a modo de reflexión en su cuenta de Instagram.

Y continuó junto a una imagen donde se la ve muy sonriente con un delfín: "Me arrepiento profundamente de haber ido y de haber mostrado esto...Es muy feo lo que les pasa cuando están cautivos. Es muy triste el trabajo esclavo de cualquier persona, sea humana o no. A veces naturalizamos cosas horribles. Perdón, delfines".

Ver más productos

Santo Tomás de Aquino, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a santo Tomas de Aquino

El presidente Alberto Fernández trabaja en distintas cuestiones.

La lista de candidatos a la embajada del Vaticano que prepara Alberto

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Ver más productos