Tras la finalización del Mundial de Rusia 2018, Leo Messi junto con su esposa, Antonela Roccuzzo y sus hijos, disfrutan de unas exclusivas unas vacaciones en Ibiza. 

En un increíble yate, la pareja descansa mientras disfruta del sol y del mar.