@LuisVenturaSoy

El lunes 14 de febrero se ofició una misa en honor al primer año de la desaparición física del ex presidente de la Nación, Carlos Saúl Menem. La mujer que más lo conoció, Zulema Yoma, y su hija Zulemita convocaron a quienes quisieran compartir el momento a una misa que se realizó en la Catedral Metropolitana.

Todo muy cerquita de la histórica Casa Rosada, la misma del balcón de Maradona y Bilardo campeones del mundo, y de los Rolling Stones y Madonna, y también el Cabildo, convertido en museo ciudadano y escolar.

El espacio religioso y católico estaba repleto. Fue mucha gente y también hubo ausencias y presencias que llamaron mucho la atención. Todo fue con mucha sensibilidad, recogimiento y respeto. Ninguno traspuso el límite de quebrar ese clima.

En la cabecera sobre la nave izquierda de la Catedral se ubicaron Zulema, Zulemita y sus hijos Luca y Malek, los nietos del riojano. Cerquita Carlos Nair Menem, que se mostró muy delgado y evocando a su padre.

Eduardo Menem, Zulema Yoma, Carlos Nair, Zulemita y sus hijos, conmovidos. (Foto Crónica: Carlos Ventura)

No estaba Máximo, el hijo del ex mandatario con la modelo chilena Cecilia Bolocco, que se quedó en Chile con neumonía bilateral, pero agitando una polémica que ambos instalaron a partir de una nota que hablaba de algunos ardores de la interna familiar y de la sucesión hereditaria que dividió aguas y permitieron aflorar muchas intrigas y enojos de esta enorme familia ensamblada.

Sí estuvo, casi sin juntarse con alguien y en silencio, Antonella Menem, la hija del asesinado piloto Carlitos Junior, y nieta del ex presidente, que no quiso manifestar allí el enfrentamiento que lleva con su tía Zulemita por no corresponder tal planteo en un momento como fue esta misa que llenó la Catedral.

También estuvieron el funcionario liberal Javier Milei, el ex secretario de Deportes Fernando Galmarini, sin su esposa Moria Casán, el ex secretario menemista Ramón Hernández, el hermano Eduardo Menem con su mujer Susana Valente, el pintoresco hincha canalla Tula, el hoy macrista Miguel Angel Pichetto, Mónica Gostanián, Gacela Simán Menem, María Teresa Giovanelli, el sobrino Adrián Menem

Terminó siendo un oficio religioso tranquilo, no hubo desbordes y esto sirvió para recordar a un ex presidente que generó todo tipo opiniones y pensamientos pero que se lo recordó desde el respeto, y esto no es poco. Te lo digo yo.

L.V