@LuisVenturaSoy

Con estas historias impactantes entre Wanda Nara, Mauro Icardi y la "China" Suárez se acabaron las novelas. ¿Qué narración puede aportar tantos elementos de interés como esta trama de amores y pasiones en las que participan varias primeras figuras del espectáculo, el fútbol y las danzas de las fortuna?

La respuesta es ¡ninguna! Todos son personajes de carne y hueso, sin una pizca de guion o libreto. Se está escribiendo la vida misma de esta gente, con millones de seguidores y atentos espectadores virtuales y comunicacionales.

Pero los argentinos ya estamos acostumbrados a este tipo de sainetes tramposos, sexuales y populares que no dejan de quedar en los archivos de todos los tiempos. Cuando uno mira para atrás aparecen por ejemplo Carlos Monzón, "Pelusa" López y Susana Giménez en un triángulo inolvidable y violento, o también la misma Susana con Huberto Roviralta y Jorge "Corcho" Rodríguez y ni hablar de la propia "China" Suárez irrumpiendo en el amor de Carolina "Pampita" Ardohain y el actor chileno Benjamín Vicuña; o también de la propia Wanda colgándole de escapulario su despedida a Maxi López para enamorarse del amigo del padre de sus 3 hijos mayores, el rosarino Mauro Icardi.

Pero los ingredientes fundamentales de esta historia tienen que ver con dos calidades que están todo el tiempo en el relato. Uno es la mentira y la otra es la infidelidad. Por eso, habría que preguntarse ¿quiénes mintieron? Y por otro lado, ¿quiénes fueron infieles?

La China, villana sexy en este culebrón.

Queda claro que a la hora de la verdad, el único que faltó a ella fue Icardi. Porque la "China" no mintió. Ella solo respondió a una inquietud virtual de un futbolista consagrado que al estar en pareja con otra mujer, estaba en falta. Por su lado, Suárez está separada de Benjamín Vicuña hace tiempo y entonces tenía la puerta abierta para recibir todo tipo de propuestas.

Y por otro lado, Wanda presentía hace tiempo que algo extraño pasaba en su intimidad y cuando lo descubrió porque su marido le entregó la privacidad de su celular, pateó el tablero.

Al meternos en la dimensión de la infidelidad, habría que aclarar si el chichoneo digital de emoticones y mensajitos melosos son consideradis traiciones. Porque al no haber habido encuentros físicos, no hay pecado consumado, aunque sí "malos" pensamientos.

Todo esto alcanzó para tomar conciencia del cariño de la gente hacia Wanda, la versión mediática de Doña Rosa, o la encarnación de Susana Giménez de estos tiempos, que adoran a esa mujer que siempre acompañó a sus parejas por todo el mundo, rodeada de sus 5 hijos como madraza innegable que siempre fue. En el reparto de todos estos personajes, entenderemos cómo piensan todas nuestras mujeres y también nuestro pueblo, en cuanto a amores y odios. Te lo digo yo.

L.V

Ver más productos

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Ver más productos