@LuisVenturaSoy

Era tarde cuando sonó mi celular con insistencia. Yo estaba cenando tranquilo tras una jornada agotadora y en los primeros intentos telefónicos elegí no contestar. La comunicación era de un número privado, y yo no estaba para escuchar nada, ni agregarle tensiones y problemas a ese fin de semana. Al final, tanta persistencia en las llamadas, me empezó a dar curiosidad y creí que algo importante había en esas comunicaciones truncas. ¡Atendí! Era una voz amiga, muy allegada a muchos famosos y estrellas del espectáculo y las comunicaciones. Con tono de desolación escuché: "Susana Giménez dio positivo en el hisopado de Covid 19. Lo están tratando de tapar pero esto va a saltar de un momento a otro".

Se lo comenté a mis fuentes más cercanas pero nadie lo confirmaba cuando estaba entrando a la madrugada de ese sábado. El sueño me ganó y me dormí. Al día siguiente no vi la noticia de Susana en ningún diario, tampoco en ningún noticiero y como era fin de semana, empecé a comunicarme con amigos del rubro que no me daban ninguna seguridad sobre el tema. Aquella misma voz volvió a llamarme y me amplió: "Susana está aterrada y Mirtha que la llama todo el tiempo le dice que no puede ser porque se había dado la segunda dosis de la vacuna. También le aconseja que lo llame a su médico de confianza y se asegure bien porque cuando explote la noticia la van a castigar duro".

Cuando se conoció el contagio de una estrella como Susana Giménez fue una información de alto impacto. Ahí supe también que en la residencia esteña de "La Mary" había 7 personas entre las cuales estaba Susana Giménez y de ellas, seis daban hisopados positivos, incluida la hija, Mercedes Sarrabayrouse y el hijo del productor insignia de Susana, Luis Cella, que también se había infectado. El tema era un hervidero. Y la diva de los teléfonos dividía aguas. Estaban sus fans incondicionales, pero también aparecieron los que no le perdonan su radicación en Uruguay, su ciudadanía oriental y sus ácidas críticas al oficialismo y a la política sanitaria y de vacunación. El círculo íntimo de Susana se llamó a silencio y no daban información, salvo los comunicados escuetos del nosocomio, dejando abiertas versiones alarmistas, petardistas y preocupantes. A Susana la iban a trasladar al Sanatorio Otamendi de Palermo, pero fue desmentido porque nadie que tenga Covid puede salir del Uruguay ni ingresar a la Argentina.

Susana Giménez se aplicó las dos dosis de la vacuna contra el Covid.
Susana Giménez se aplicó las dos dosis de la vacuna contra el Covid.

También aseguraban que la habían llevado de urgencia de Punta del Este a Montevideo para contar con mayor complejidad tecnológica en el Hospital Británico. Otra versión desmentida, porque Susana nunca salió del Cantegril. Fue cuando empezaron a filtrar informaciones a través de su secretario y jefa de prensa, para bajaran los tenores de las versiones. Lo real es que ella tuvo una neumonía unilateral que la llevó a estar en terapia intermedia, con respiración asistida y cuidados entre algodones. En el medio, falleció su maquillador histórico, pero esto debió ser ocultado a Susana hasta que empezó a mejorar y a torcerle el brazo a un virus que no sabe de poderes, estelaridades ni fama que suavicen su peligrosidad. Hoy podemos decir que Susana volvió a ver la luz brillante en el fondo oscuro del túnel, no sin antes superar el susto y la grieta también. Te lo digo yo.

Ver más productos

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Ver más productos