@LuisVenturaSoy

En la hermética vida de Raffaella Carrà nada hizo presumir que su muerte estaba cerca. Pero ocurrió hace nos días, a los 78 años de edad; esta referente de la canción italiana con fama mundial e infatigable defensora de la mujer, pionera del feminismo y de las relaciones gays, se marchó. El hombre con el que compartió los últimos años de su existencia, Sergio Iapino, lo confirmó sin dar demasiadas explicaciones.

Nacida en la localidad italiana de Bolonia, Raffaella María Roberta Pelloni, así se llamaba realmente, desde muy niña empezó a mostrar rasgos de ser una chica muy inquieta y con inclinación a lo histriónico, al canto y al baile. Pronto subió a escenarios escolares, captó la escena en fiestas familiares y se apoderó de un protagonismo que la llevó a proyectarse artísticamente como la primera "showoman" que instaló en la televisión italiana.

Aquel "Pronto, Raffaella" que explotó en la pantalla europea y en la que la juvenil diva empezó a demostrar que estaba para proyectarse a todo el mundo, fue la semilla del histórico ciclo "Hola, Susana" de Argentina, que luego produjo el empresario español Ovidio García. Siendo amigo y compañero de la estrella boloñesa, recibió como obsequio de amistad los derechos de aquel formato que luego desembarcó en ATC primero, el Canal 9 de Alejandro Romay más tarde, para terminar en el medio de un juicio multimillonario en Telefe, que debió resignar la marca "Pronto…" u "Hola…" por el actual, que es "Susana Giménez".

Dueña de una belleza y estilo únicos, marcó una época.

La hermosa Raffaella desembarcó en Argentina traída por el propio Ovidio en la década del 70, para descollar con varios conciertos en el estadio Luna Park, también promovió varios recitales en el Teatro Opera en los que Carrà empezó a demostrar la valía de su arte y su carisma popular.

Sus canciones fueron escritas llenas de libertades, por eso luego gobiernos dictadores le apuntaron para censurar muchas de sus letras. Entre ellas "Lucas" que narra la relación de un hombre con una mujer, que al volver a su casa descubre a su pareja ejerciendo el amor homosexual.

Prohibida por su canción igualitaria, Raffaella también fue censurada con el tema "Fiesta" donde el tema pegadizo describe una encendida celebración gay, cuya comunidad la erige como una de sus grandes abanderadas de sus derechos.

Raffaella también brilló con "En el amor todo es empezar", "Rumores", "Para hacer bien el amor hay que venir al Sur" y tuvo un gran dolor de cabeza con la canción "03.03.456" en el año 1975, que originalmente se titulaba "53.53.456", pero como podía dar lugar a un número telefónico nacional conflictivo, se frenó para rebautizarlo por el nombre que luego se convirtió en uno de sus grandes éxitos musicales.

En sus largas visitas por la Argentina, Raffaella supo vivir un tórrido romance con el actor Jorge Martínez, algunos fantasearon una historia prohibida con Diego Maradona, que más tarde la trajo para entrevistarla en su ciclo "La noche del Diez" en 2005.

Con Diego Maradona tuvo una amistad.

Carrà supo hospedarse en el desaparecido hotel Bauen en Capital Federal, y en el Provincial cuando actuaba en Mar del Plata, donde todavía se comenta su inolvidable encuentro con el plantel de fútbol completo de River Plate en los pasillos del hotel, como también de su debut en el Luna Park con la asistencia del plantel del Boca Juniors campeón, liderado por su entrenador Juan Carlos "Toto" Lorenzo a la cabeza.

Señoras y señores, se ha marchado una de las más grandes divas del show mundial, queríamos dejar constancia de eso porque no nos equivocamos. ¡Hasta siempre Raffaella! Te lo digo yo.