Gerardo Romano brindó una entrevista al programa radial de Marcelo Bonelli "Sábado tempranísimo" pero en un momento se enojó, y mucho, con el periodista Sergio Rubín.

La molestia del actor fue porque utilizó la palabra "apocalíptica" para describir la convocatoria de la marcha contra el FMI. Para Romano transcurrió "con mucha educación, mucho respeto y mucha solidaridad, para nada apocalíptico".

Y redobló su mensaje al responderle a Rubín: "Apocalíptico son los gobiernos que no cumplen sus promesas electorales, que hacen exactamente lo inverso, que mienten, que cagan a los jubilados, eso me parece apocalíptico". 

"Eso debería tener la valentía de decir en un medio que es apocalíptico, y no que actores que hemos trabajado y estamos en el ocaso de la vida hacemos un acto en el que no vuela una mosca, donde se canta el Himno, van chicos, familias y el adjetivo que tienen para rescatar es apocalíptico", continuó.

 

Luego fue más duro con el columnista: "El adjetivo lo usó Francis Ford Coppola y le puso Apocalypse Now y eso realmente fue apocalíptico, entonces si Coppola que me parece que tiene un poco más de sentido creativo que Rubino (sic) le puso a esa película ese título, no podés reservar el mismo adjetivo para la gloriosa marcha de ayer".

Por su parte, Rubín manifestó: "Yo te escucho a vos y la sensación que trasmitís es de mucha bronca y eso dificulta encontrar acuerdos".

A pesar que Bonelli trató de calmar el clima, no lo consiguió. Minutos después, el actor comenzó a discutir con Daniel Mollo, integrante del ciclo, en un tono más elevado. 

Por eso, el conductor del programa dio por terminada la charla y Gerardo se despidió con un simple "Chau Marcelo".