@sofinabias

A principios de 2020, la mayoría de las personas alrededor del mundo debieron someterse a un estricto aislamiento debido a la pandemia del coronavirus y muchos debieron transitar ese largo tiempo en soledad.

Debido a las rigurosas medidas internacionales, Diego Torres quedó varado en Miami junto a su pareja, Tamara Bello, con quien durante este tiempo oficializaron su relación de más de 16 años y se casaron, y su hija en común Nina.

Si bien el cantautor de "Color Esperanza" se encontraba contenido por su familia, él también vivió un duro momento de soledad en el que no pudo ver a sus fanáticos, viajar, conocer y explorar el mundo como de costumbre.

Casi dos años después, el artista de 50 años volvió al escenario para reflexionar sobre el duro momento que atravesó y DiarioShow.com estuvo presente: "Estamos volviendo de a poco, con distancia, es el segundo show en que nos volvemos a encontrar. Extrañé muchísimo volver a cantar en vivo. Fue muy raro para todos nosotros no cantar en un escenario y no encontrar a la gente ahí, fue tan raro que tuve que volver a terapia para volver a acomodar los fichines"

Y cerró contundente: "Hubo una libertad perdida. Ese encuentro con la soledad que a veces es tan difícil que tanto miedo nos da. Nunca sabemos qué nos va a traer la vida. Hay que tratar de vivir el instante que se nos pasa. A veces la vida nos cachetea y nos hace dar cuenta que tenemos que despertar"