Luego de que Miriam Lanzoni acusara a Georgina Barbarossa de venderle una casa en mal estado, la conductora se defendió y le contestó sin pelos en la lengua. 

"Angelito, vos conocés mi casa, me conocés a mí y sabés cómo vivo. No tengo nada que decir. Yo hasta el 18 de diciembre viví ahí, feliz, con mi madre... No sé qué le pasa (a Miriam), pregúntenle a ella que le encanta hablar. Yo no hablo", expresó enojada en " Los Ángeles de la Mañana".

Además, la exmujer de Alejandro Fantino había contado que Georgina la bloqueó de sus contactos cuando le informó que la propiedad tenía problemas de humedad y varios caños rotos. 

Por su parte, Barbarossa admitió: "Totalmente... La bloqueé porque es muy intensa".

Y, por último, le dedicó unas picantes palabras: "Si le da felicidad, si le da rating, está bien, que vaya, hable y diga lo que quiera. Ella fue a ver la casa con un arquitecto, con un asistente, con su papá, que es maestro mayor de obras. Yo no le puse una 45 en la cabeza... Tengo la conciencia tranquila".