Gastón Pauls el reconocido actor, productor y conductor de televisión, estuvo con Osvaldo Carnival en el programa de entrevistas “Osvaldo Carnival On Line” en Crónica TV, que se emite de lunes a viernes a las 1 de la madrugada.
 
En base a una nota del diario La Nación bajo el título “Camine en la oscuridad y no la quiero más”, Pauls contó todo lo que le sucedió en su vida y que paso luego del accidente de tránsito, que sufrió junto a su familia.

"La oscuridad tiene que ver con el ego, la búsqueda egoísta, egocéntrica del placer. Esta nota fue hecha a raíz de la película de Palau. Yo tuve un accidente en la Panamericana, se me cruzó un auto y volqué con mis hijos. En un instante, en un accidente, perdes el control, el auto no respondía. Son los instantes más angustiantes de tu vida y ahí recurrís a algo más. Cuando perdes el control, ahí me pregunte: '¿Por qué cuando estoy desesperado pido ayuda?'
Cuando termina de girar el auto y vi que no se dio vuelta, salí y vi la cara de mis hijos, que estábamos todos bien y lo primero que hice fue rezar porque estábamos vivo. ¡Dios nos dio una nueva vida! Qué amor me tuvo Dios, me tuvo que sacudir para que yo entendiera. Es muy difícil, donde pudiéramos haber muerto los tres, pensar que aún en eso es el amor
”, cuenta Gastón.
 
También confiesa: "En estos días yo me preguntaba, ¿para qué? Hay algo que yo tenía que ver. Todos los días agradecemos a Dios, con mis hijos. En mi personaje en la película de Luis Palau, en un momento dice: 'Dios es luz, y si uno dice que ama a Dios, pero vive en la oscuridad, estoy siendo incoherente', y ¡ahí reflexioné! La noche más fatal de esa etapa del consumo dije: 'Por favor ayúdame y no fue tan difícil después dejar el consumo. Era difícil cuando yo no había pedido ayuda”. De qué manera yo puedo en el día a día agradecer de la vida".

"En los dos momentos mas críticos de mi vida; el consumo y el accidente, le dije 'Dios ayúdame, yo estoy en tus manos y no puedo solo'. Después está la constancia y el no olvidar. En este mundo para la foto, rápidamente nos ponemos la careta. La droga es una careta que uno se pone para no enfrentar la realidad", afirmó Pauls.