Luego de transitar un complejo cuadro de salud, Lourdes Sánchez regresó a trabajar a “Los ángeles de la mañana” y se quebró de emoción. La panelista y bailarina fue internada y operada de urgencia por una infección agravada y por ello le extirparon las trompas de falopio y el apéndice.

En su vuelta al programa, se mostró sensibilizada por el duro proceso que vivió: “Me siento una tonta, siempre estoy llorando. Pero me emociona el hombre que tengo al lado, él me demuestra todos los días cuánto me ama, lo que se bancó es tremendo”, dijo en referencia a su pareja, el Chato Prada.

Sobre el momento que vivió, sostuvo que “me asusté un montón. Entré al quirófano y ahí me preocupé, porque no es una situación muy grata”.

Luego, explicó que este problema la hizo reflexionar: “Soy una persona que ama la vida que me tocó, soy feliz, pero me di cuenta del hombre que tengo al lado y la familia hermosa que formamos. Esto es más importante que un casamiento. Doy gracias a Dios de estar viva para disfrutarlo a mi marido y a Valentín, mi hijo”.