@LuisVenturaSoy

No fueron pocos los que se restregaron las manos y comenzaron a disfrutar por anticipado lo que sería tener en un mismo escenario y en una misma marquesina a Antonio Gasalla y a Flavio Mendoza. ¡Juntos! Al mismo tiempo y compartiendo de un mismo espectáculo sus talentos. Toda una proeza empresarial convencerlos y motivarlos para que ambos se dignaran a aceptar una propuesta teatral.

El proyecto se llamó "El circo del ánima" y la prensa, como mosca al dulce empezó a manejar todo lo que el proyecto iba generando en el afuera. Porque la gente, el público, preguntaba, se interesaba y estaba pendiente de todo lo que ambos iban construyendo desde sus imaginaciones y creatividades.

Cuando uno repasa las fichas artísticas de uno y otro, Gasalla brilla desde aquella gloriosa película "Esperando la carroza", mientras en teatro acumula éxitos como "Más respeto que soy tu madre". Versión 1 y 2, como si fuera poco. "Gasalla es el Maipo"... entre otros aciertos. Pero Flavio explota del circo a la calle Corrientes con "Stravaganza", "Mahatma", "Siddartha" y "Stravaganza Tango", amén de su participación como bailarín y jurado en el convocante "Bailando por un sueño". Estamos hablando de dos peces gordos del mundo teatral y del espectáculo. Dos estrellas y fundamentalmente dos divos. Y justamente, el divismo no es sinónimo de buena convivencia. Porque los que llevan su manto no suelen ser muy generosos a la hora de subir el telón.

LEE TAMBIÉN: La columna de Luis Ventura: la ruta con música de tragedia

Ellos deben llevarse todas las miradas, los aplausos y emociones y nunca son los responsables de los sinsabores y los fracasos. Por eso se hacía difícil unir a Flavio y Antonio o Antonio y Flavio, por orden de aparición.

Ellos se llevaban bárbaro en la vida, compartían hechos y eventos personales y familiares, pero trabajar y compartir un proyecto es y era otra cosa. ¿Quién estaba primero?... ¿Cómo se armaría la marquesina?... ¿Quién daría las indicaciones?... ¿Quién podía llegar tarde y tener las mayores contemplaciones?... Estas preguntas en el manual de los divos sólo tienen una respuesta y un mandamiento. Los divos siempre son ellos y ellos. Primeros y siempre.

LEE TAMBIÉN:La columna de Luis Ventura: señores, hay un nuevo Cabré

Eso parecía muy difícil y de ahí la sorpresa cuando ambos anunciaron que trabajarían juntos porque los divos no saben de convivencias tranquilas. Pesaron más las vanidades, los egos, las consideraciones personales y laborales, y las generosidades, solidaridades, las sonrisas quedaron sofocadas. Todos explotó en pedazos y ahora llegó el tiempo de escuchar las ofensas que se prodigaron. Los divos no entienden y dos bajo un mismo techo es guerra en puerta. Te lo digo yo.

Ver más productos

San Leandro de Sevilla, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a San Leandro de Sevilla

El ex ministro de Economía y candidato presidencial, Roberto Lavagna (Nahuel Ventura/Crónica).

¿Roberto Lavagna se suma al gobierno de Alberto Fernández?

El cáliz de la unidad quedará en la Basílica de Luján

El cáliz de la unidad quedará en la Basílica de Luján

Ver más productos