@LuisVenturaSoy

Las estremecedoras estadísticas sociales en relación a los femicidios y violencia de género haciendo foco en la mujer como víctima, son contundentes. De ahí que al preocupante fenómeno que se ha legislado y también se condena penalmente cuando un hombre ataca a una mujer forme parte de la mirada policial y jurídica de nuestra sociedad.

Pero no por eso se debe ignorar cuando un sujeto resulta agredido por una mujer, quizás amparada frente a tantos atropellos sufridos por su género, y victimizándose de episodios que nunca ocurrieron, denuncia un ataque del otro sexo bajo cualquier concepto.

Por eso es el momento de mostrar sin suavizantes ni tapujos el proceder disimulado y escondido de una chica simpática y aparentemente encantadora como Charlotte, la hija del ex mundialista Claudio Paul Caniggia y la controvertida Mariana Nannis. No todo lo que brilla es oro.

Días pasados aparecieron en los medios videos muy violentos en los que la joven de los reality shows agrede física, verbal e injuriosamente a quien fuera su pareja durante dos años, a fines del 2018: el joven cantante Lhoan. Esas imágenes muestran que ella no sólo lo lesiona con golpes de puños, patadas y filosos zapatos de taco alto sino que también destroza partes del vehículo del cantante, amenazando con tirarse al vacío en el Puente de la Mujer, en Puerto Madero.

Todo esto en presencia de personal de seguridad de Prefectura Naval que constató el ataque tremendo de ella, totalmente descontrolada por vaya saber cuál de todos los excesos existentes en los que Charlotte incurre desde hace tiempo, sin que nadie la controle.

No es la primera vez que ocurre con ella y sus desbordes nocturnos, pero sí es la primera vez que se la puede ver y escuchar en toda la virulencia de su violencia agresiva, que fue registrada en un acta por los prefectos que controlaron el violento incidente y que firmaron luego ella como agresora y él como víctima.

Si Lhoan hubiese denunciado los hechos en esa madrugada, ella iba detenida y eso no ocurrió el 10 de noviembre del año pasado. Pero también hubo audios tremendos de ella a él y chats personales en los que Charlotte también ataca, para luego arrepentirse de sus actos.

En este caso, la violencia tiene otro sentido y va a contramano con las estadísticas del fenómeno de género que debe seguir siendo juzgado y condenado con todo el rigor de la ley. Pero ¿qué hacemos con casos como el de Charlotte y sus tempestuosos brotes sobre la pareja de turno? Hoy Lhoan la denuncia penalmente en presentación que firma el doctor criminalista Martín Francolino, por "lesiones y daños y perjuicios"... Es hora de que la violencia sea juzgada más allá del sexo de quien la reciba. Todos somos personas, iguales y con derechos que nos otorga la ley. Apliquémoslos. Te lo digo yo.

Ver más productos

La beata Laura Vicuña, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a la beata Laura Vicuña

El presidente Alberto Fernández trabaja en distintas cuestiones.

La lista de candidatos a la embajada del Vaticano que prepara Alberto

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Ver más productos