@LuisVenturaSoy 

No deja de llamarme la atención la naturalidad y lo relampagueante con que los argentinos pasamos de ser los peores del mundo, a consagrarnos como los mejores campeones del planeta. La cumbre del G20 con los presidentes más poderosos de la Tierra sirvió para que en un chasquido de dedos sepultáramos los peores calificativos que nos dejó el Súperclásico de la Copa Libertadores, la gran final en el estadio Monumental que nunca se realizó por los lamentables incidentes que se produjeron, a ser los gloriosos organizadores del Teatro Colón con el espectáculo “Argentum”.

De ser definidos como “la gran vergüenza argentina” por no poder organizar un simple partido de fútbol que hoy se definirá en estadio Bernabéu de Madrid, estafando a miles de espectadores que compraron entradas a un evento que nunca ocurrió, pasamos a producir un espectáculo celestial en el que Mora Godoy hizo maravillas con sus coreografías, Julio Bocca minimizó todas sus broncas con el trato que recibió de los dueños de la danza nacional y volvió a bailar en el Colón, más todo lo que plantó y produjo nuestro talentoso director y coreógrafo Ricky Pashkus.

"Argentum"

Del infierno del escándalo absoluto pasamos al paraíso del elogio empalagador y el llanto del presidente de la Nación, Mauricio Macri que se emocionó hasta las lágrimas al grito mayoritario y vibrante de “¡  Argentina, Argentina!”. Ese es nuestro ADN. La ficha genética que nos define y nos muestra tal cual somos. De ser los demonios más satánicos cambiamos nuestras máscaras y nos convertimos en los dioses más relevantes del mapa y la geografía mundial.

Ahora resulta que descubrieron que el Colón es el magno escenario que puede montar un espectáculo sublime, que Mora Godoy le puede vender millones de dólares en shows a los 1.400 millones de chinos que se la llevan para que baile para ellos. O también que Julio Bocca no estaba muerto y palpitaba a cientos de kilómetros de la Argentina y que si lo mimaban un poquito podía resucitar como lo hizo, o que Pashkus es capaz de hacer un gran show con nuestra historia, geografía y artes autóctonas, solo que se lo tenían que proponer y respaldar con un buen presupuesto el armado de un espectáculo como “Argentum”.

Está muy bien que los argentinos hayamos descubierto que cuando nos dan herramientas, dignidad, nos ponen todos los fierros, nos pagan como deben pagarnos y nos ofrecen que trabajemos con honestidad, que los resultados van a ser los mejores. ¿Entonces de qué nos sorprendemos?... Si nuestros trabajadores y creativos siempre están. Y es así. Te lo digo yo.

Ver más productos

30 discursos que cambiaron el mundo

30 discursos que cambiaron el mundo

Jeff Bezos, CEO de Amazon

Jeff Bezos: cómo fue el camino al éxito del CEO de Amazon

La educación que necesitamos

La educación que necesitamos

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Diario de emociones: el libro de la película Soul

Diario de emociones: el libro de la película Soul

Los primeros 1000 días de tu hijo son fundamentales 

Los primeros 1000 días de tu hijo son fundamentales 

Descubrí la Guía astrológica para 2021

Descubrí la Guía astrológica para 2021

La historia completa sobre Eva Duarte

La historia completa sobre Eva Duarte

Crónicas de retórica: los discursos que cambiaron al mundo

Crónicas de retórica: los discursos que cambiaron al mundo

Luciano Lutereau escribe cómo ser padres en el Siglo XXI

Luciano Lutereau escribe cómo ser padres en el Siglo XXI

Ver más productos