@LuisVenturaSoy

Toda la luz y el color que simbolizó la vida del diseñador Carlos Di Doménico, hoy se opaca al tratar de hilvanar el derrotero de sus últimos días terrenales. El cáncer que lo sorprendió y arrasó, y la desazón que lo fue invadiendo terminaron llevándose a un ser que era todo un cascabel de alegría y buen gusto.

Con la muerte previsible de este distinguido diseñador se fue un referente de la moda mundial, ya que Di Doménico había trascendido nuestras fronteras del “fashion”, y siempre fue tendencia en las pasarelas europeas como en sus locales de moda esteños y recoletos.

Susana Giménez y Carlos Di Doménico

Por eso supo vestir a nuestras luminarias del espectáculo y alta sociedad. Por sus manos pasaron los modelos que alguna vez utilizaron gloriosas como Mirtha Legrand, Marina Dodero, Susana Giménez, Amalita Fortabat, Graciela Borges, Mora Furtado y Moria Casán, entre las mujeres que más diseños suyos supieron llevar sobre sus pieles.

Pero entre la vida y la muerte, en ese camino parabólico que llevan nuestras existencias, Di Doménico no siempre supo elegir bien a la hora del amor. Y cuando el amor no es luminoso y colorido como su alma, se entra en un cono de oscuridad y en esa oscuridad muchas veces está la mismísima muerte, que aun durante la propia vida adelanta su presencia y se puede llegar a estar muerto aún estando vivo.

Carlos Di Doménico y Susana Giménez

Eso le pasó a Di Doménico, después de haber constituido una familia con esposa e hijos, porque un día eligió una pareja igualitaria y se fue a vivir con César Turicich, otro diseñador con el que se enamoraron, pero terminaron muy mal. Con juicios desgastantes y un final que mejor olvidarlo que recordarlo, porque ambos se hicieron mucho daño.

En esa necesidad de orientar la proa hacia aguas más transparentes y menos turbulentas, Carlos Di Doménico se enamoró de un contador que en otra época no tenía notoriedad, pero que hoy está detenido y es pieza clave en varias causas de lavado de dinero, que llevaron a definirlo como uno de los primeros “valijeros K” de la Argentina. Estoy hablando de Juan Manuel Campillo, que fue la tumba para quien llegó a ser su esposo, en un casamiento que se realizó en secreto.

Juan Manuel Campillo y Carlos Di Doménico

Hoy los hijos de Di Doménico denuncian a ese mismo Campillo por haber robado y estafado a su padre, y no permitieron que se cremara su cuerpo porque sospechan que aquel Di Doménico, en decadencia hasta su muerte, habría sido envenenado para quedarse con la fortuna y el patrimonio que cosechó con trabajo.

No sería extraño que muchas personalidades del espectáculo que amaron a Di Doménico puedan surgir en alguna causa de lavado o enriquecimiento ilícito a partir del asesoramiento del contador y ex ministro de Economía de Santa Cruz, Juan Manuel Campillo, que tendría más víctimas o secuaces en los balances impuros que se le investigan. La de Carlitos, una muerte que todavía sigue latiendo y oscurece. Te lo digo yo.

Ver más productos

30 discursos que cambiaron el mundo

30 discursos que cambiaron el mundo

Jeff Bezos, CEO de Amazon

Jeff Bezos: cómo fue el camino al éxito del CEO de Amazon

La educación que necesitamos

La educación que necesitamos

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Diario de emociones: el libro de la película Soul

Diario de emociones: el libro de la película Soul

Los primeros 1000 días de tu hijo son fundamentales 

Los primeros 1000 días de tu hijo son fundamentales 

Descubrí la Guía astrológica para 2021

Descubrí la Guía astrológica para 2021

La historia completa sobre Eva Duarte

La historia completa sobre Eva Duarte

Crónicas de retórica: los discursos que cambiaron al mundo

Crónicas de retórica: los discursos que cambiaron al mundo

Luciano Lutereau escribe cómo ser padres en el Siglo XXI

Luciano Lutereau escribe cómo ser padres en el Siglo XXI

Ver más productos