Tres grandes que marcan, cada uno en lo suyo, una marca indeleble de testimonio periodístico (política, lotería y música) en esa suerte de vitalidad, vigencia y ejercicio único en la profesión.

En efecto, Roberto Di Sandro, quien fue centro de homenaje en Casa de Gobierno y por el Grupo Crónica en relación a sus 70 años de labor profesional, Roberto González Rivero y Ricardo Romero expusieron juntos, en una charla amena y salpicada de anécdotas, perfiles de una actividad muy movidita en todo sentido. Y los “pibes”, tal como lo confesaron, no se conforman con lo recorrido, van por más. 

Ricardo Romero, Roberto González Rivero "Riverito" y Roberto Di Sandro (Pablo Villán-Diario Crónica)

A modo de recuerdo, Di Sandro, de 85 años, evocó: “Me inicié a los 15, en la agencia Télam y al tiempo, antes de terminar el Nacional, me derivaron a la Casa Rosada. Y mi padre (Carmelo Di Sandro) influyó en todo esto ya que él había sido fotógrafo del general Perón y me trasladó la pasión, la responsabilidad y el fuego sagrado por una profesión que, de volver a nacer, la elegiría nuevamente a ojos cerrados”.

Di Sandro, 70 años trabajando en la Casa Rosada (Villán-Diario Crónica)

Miles de episodios le tocó vivir a Di Sandro en ese devenir de 27 gobiernos (entre democracias y dictaduras) desde Perón hasta la fecha. Sin embargo, aquella jornada negra que se abatió sobre la Plaza de Mayo, el 16 de junio de 1955, puntualmente el bombardeo que dejó muertos y heridos civiles que salían de sus ocupaciones laborales habituales, fue para el hombre de prensa “un terrible episodio que lo viví con angustia, dolor y una gran sensación de bronca e impotencia”.

Disfrutar junto a mis compañeros de ruta tantos hechos, alegrías y tristezas ha sido y es para mí un desafío que me sigue dando la vida para seguir brindando testimonio, con mucha humildad y esfuerzo, de ese gran rompecabezas en lo social y político que es el país”, sentenció Roberto.

El otro ícono: Roberto González Rivero, "Riverito" (85), remarcó que hace 70 años es locutor, y esto lo convierte en el integrante más antiguo de esta actividad. Aseguró que las ideas que luego instalaron la difusión de todo el material relativo a loterías y afines (“La danza de la fortuna”) fueron extraídas de un programa brasileño.

Riverito expuso que lo primero que hizo para marcar la diferencia fue romper la fonética ("el oooooocho"). La decisión de innovar se erigió en una circunstancia que debía asumir con fuerza porque sentía que la forma de dar los números “saturaba y no tenía gracia, aburría”.

Recordó, por otra parte, su paso por el programa de humor “Supermingo”, en 1987, junto a su amigo, el inolvidable Juan Carlos “Minguito” Altavista, figura fundamental del espectáculo nacional.

Otro emblemático: el músico, autor, productor, director (creador e integrante de Los Cinco Latinos y ex esposo de Estela Raval) Ricardo Romero (86) también expuso su impronta y experiencia en el universo musical.

Cabe señalar que Romero trabaja hace diez años en Crónica TV sin interrupción y siempre en madrugada, con su gran clásico, “El club de los desvelados”. Destacó que vivió la música desde antes de nacer debido a que es hijo de músico y recordó que a los cuatro años ya tocaba la maraca. “Hoy me permito estar en este lugar (la conducción del citado ciclo), puedo traer música del pasado, presente y futuro”, manifestó.

Los tres forman parte del Guinness en cuanto a récord de recorrido laboral (70 años de legajo profesional para Di Sandro, Riverito y Romero). En definitiva, pertenecen a esa vieja escuela de maestros en la profesión de la misma manera que en la vida.