Este viernes, Mirtha Legrand tenía que asistir a la apertura del Festival de Cine de Mar del Plata, que preside su hermano Josecito. Pero en su travesía a "La Feliz", la "Chiqui" no la pasó nada bien: en la Ruta 2, el Mercedes Benz de la diva se averió.

Se pinchó una rueda dela uto y Marcelo, su chofer, debió viajar hasta Chascomús en busca de ayuda.

En una charla con Infama, al regresar a Buenos Aires, Mirtha confesó: "Pinchamos una goma, no la podían arreglar y no encontrábamos repuesto. Compramos otra que no corresponde a este auto y que es un peligro, pero vinimos bastante despacio. Nos acompañó la policía y agradezco muchísimo. La gente se portó maravillosamente bien. Ahora voy a descansar".
 
"Lo que más me duele es no haber estado en el homenaje que le hacen a mi hermano, que cumple 10 años como Presidente del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata. Fueron sus hijas y algunos de sus nietos. Y yo quería que esté uno de mi familia también pero mi hija Marcela no podía, Juana tampoco y dije 'allá vamos'. Para mí es un sacrificio", agregó la diva. 
 
Por otro lado, la conductora indicó: "No hubo peligro pero esto no fue agradable. No me bajé del auto porque tenía miedo de que me robaran. Por otro lado, mi hermano me dijo que no me preocupara, que estaba lloviendo y que vuelva a mi casa. Pero yo lloré, me dio mucha pena porque era su último festival".