@tomasdv55

La inauguración institucional de la temporada teatral de verano en Mar del Plata comenzó para muchos con el pie izquierdo. A pesar de que una nueva apuesta de los productores por la histórica ciudad balnearia para presentar sus proyectos revive las expectativas de los elencos, la competencia por el público y las internas personales dividen las aguas de algunas de las principales figuras que ya relucen en sus respectivas marquesinas.

En un evento que contó con la presencia de la gobernadora de la provincia, María Eugenia Vidal, las principales estrellas que brillarán en la plaza teatral marplatense se acomodaron dentro de una foto que inmortalizó el momento y que, a la luz de los detalles que se conocieron luego, hoy sigue dando que hablar.

Lo primero que llamó la atención de los presentes fue que a pesar de que la primera escolta de Vidal, en el centro de la imagen, fue merecida por la diva de los almuerzos, Mirtha Legrand, la otra persona a su lado fue la joven Tini Stoessel, quien visitará La Feliz para brindar un show especial en el marco de un ciclo de espectáculos en el Parque Camet. Quien se vio perjudicada por la irrupción de Tini fue Moria Casán, que quedó relegada a un costado de la formación, cosa que de acuerdo con lo que luego relató la One, no era lo que le habían prometido.

“Me habían invitado para la tapa. Yo dije que no iba a ir por caos de tránsito. Los organizadores del evento me llamaron pidiéndome por favor que vaya, que había un garaje reservado para mí y que iba a tener el centro de la foto. Yo no había pedido nada, pero después no estaba en ningún centro, entonces los llamé para decirles que eran unos mentirosos y que me sacaran de la tapa. Les dije que me saquen porque no era el lugar que me habían prometido, a mí no me interesa ninguna tapa. Yo no mendigo ningún lugar, los que mendigan que vaya son ellos”, disparó Moria, furiosa contra la producción encargada de llevar a cabo el encuentro.

Casán tenía además otro motivo para estar molesta: debido a la inauguración se tuvo que volver a encontrar cara a cara con su ahora archienemiga Carmen Barbieri. Las divas evitaron saludarse al entrar al salón y ni siquiera se dirigieron la mirada.

Según infidentes cercanos a Barbieri, la capocómica también se fue molesta del establecimiento por el espacio que le fue asignado en el retrato, que en su caso eran tres asientos alejados del centro. Otro de los despreciados de la noche fue Dady Brieva, quien fue llevado hasta una de las últimas filas de las gradas, donde quedó casi a oscuras y cerca de las figuras secundarias de la temporada. Un considerable grupo de actores y representantes quedaron fuera de la fotografía y un cuestionable hecho de violencia fue el broche de oro para la ajetreada velada.

Cuando las presentaciones musicales de Coti y Los Nocheros finalizaron y la gente comenzaba a retirarse del Hotel Meliá, Torry Palenzuela y El Mago sin Dientes se cruzaron en un episodio que escaló rápidamente en brutalidad.

Cuando Palenzuela quiso bromear con la galera del ilusionista, este le dio una patada en la canilla al primero que le generó un profundo corte que comenzó a sangrar al instante. Inmediatamente, Torry contestó con una trompada. A pesar de que el conflicto fue detenido por la gente que se encontraba alrededor, la riña fue signo de una apertura de temporada que trajo más tristezas que alegrías.