La China Suárez vivió días difíciles luego de ser nombrada como la tercera en discordia en la separación de Wanda Nara y Mauro Icardi. Ella salió a desmentir los rumores, pero los mensajes agresivos le seguían llegando de todas formas. A pesar de eso, la actriz decidió ignorarlos y seguir con su vida.

Desde que llegó a España los rumores sobre posibles candidatos no pararon de llegar, pero ninguno fue cierto. Finalmente, el que se ganó el corazón de la ex de Benjamín Vicuña fue Armando Mena Navareño, quien es un empresario español y se los vio en una cita a los besos. 

La información fue dada por Maite Peñoñori y dijo: "Me habían contado que, el sábado posterior a que explote el Wandagate, la China había estado apretando, a los besos, en un boliche en Madrid. Adelante de todos". Y agregó: "Están en un sillón, en un VIP en el que había mucha gente. No están solos".

Desde hace un tiempo se estaba sospechando de esta relación por los intercambios que habían tenidos los dos en las redes sociales. En un principio eran solo "me gusta" y luego se empezaron a comentar los posteos con corazones. 

La periodista de "Los ángeles de la mañana" finalizó su información diciendo: "Ella se mostró primero en la puerta del boliche. Estaba fumando afuera. Después la vieron adentro con él". Posterior a esto, mostró las imágenes como prueba de lo que estaba relatando. 

La China Suárez y Armando Mena Navareño a los besos en el boliche.
La China Suárez y Armando Mena Navareño a los besos en el boliche.