Karina Jelinek, ex esposa de Leonardo Fariña, declaró ante el Tribunal Oral Penal Económico que acusa a su antigua pareja por evasión agravada por la compra venta de un campo en Mendoza. La modelo aseguró que mientras estuvo casada dos años con el mediático no conoció al empresario Lázaro Báez aunque sí a Fabián Rossi, quien también es investigado por lavado de dinero.

Jelinek se separó de Fariña luego de conocer cinco infidelidades. 

El empresario dijo que compró ese campo en diciembre de 2010 y lo  pagó 5 millones de dólares. Dos años después lo vendió por 1,8 millones de dólares. Primero afirmó que el dinero se lo había dado Báez, pero luego se desdijo y aseguró que era del empresario Carlos Molinari, quien también le pagó la boda con Jelinek.

La morocha contó que Fariña se veía mucho con Fabián Rossi, ex marido de Iliana Calabró. Fariña y Rossi están procesados por Sebastián Casanello en otra causa por presunto lavado de dinero.

“Era su asistente, su mandadero”, dijo Jelinek sobre el rol de Rossi junto a Fariña de quien en esos años era “amigo” del financista Federico Elaskar.

Al ser consultada por el Tribunal Oral, Jelinek dijo que el campo de Mendoza era de Fariña y que recién se enteró de su tenencia al año de estar casada con él.

“No teníamos buena comunicación, en dos años me fue cinco veces infiel”, dijo Jelinek.

Sobre la situación económica de Fariña, la modelo recordó que tenía “buenos autos” y la llevaba a comer a varios lugares y que “nunca” había escuchado hablar del Grupo Austral del cual es titular Lázaro Báez.