El miércoles por la tarde, Benito Cerati estaba caminando por las calles de Palermo hasta que se desvaneció de repente. Fue asistido por empleados de un bar y terminó internado en el Sanatorio Los Arcos. El hijo de Gustavo tuvo un ataque epiléptico, enfermedad por la que toma medicación regularmente, aunque en las redes se dijo que el ataque del músico fue por "intoxicación de drogas". 

Primero, la familia Cerati dio un comunicado sobre el estado de salud del joven: "Benito Cerati se encuentra internado en el Sanatorio Los Arcos bajo observación luego de haber sufrido un ataque de epilepsia en la vía pública. Se mantiene estable. Se encuentra bajo una situación de estrés por el lanzamiento el próximo viernes de su nuevo CD Unisex. Agradecemos a todos por su preocupación y apoyo". 

Ya estable, Cerati agarró su teléfono y escribió en Twitter, su red social predilecta, unas palabras dedicadas a todos los medios de comunicación y los usuarios que difundieron información errónea con respecto a su salud: "¡Hola! Soy epiléptico hace dos años. Ayer me agarró un ataque en la calle. Estoy bien, golpeado pero bien. Los medios son un asco, no lean las pelotudeces que dicen".

Más tarde, expresó: "La fantasía del argentino promedio es que soy un drogadicto sin retorno".