@meugeaiello

"Se puso como loco diciendo que me iba a matar y me dio un cachetazo estando el nene", escribió Alicia Muñiz en un manuscrito sobre su relación con Carlos Monzón entregado a la Justicia. Ella conoció al boxeador en la costanera porteña cuando tenía 23 años en 1978 y un año más tarde se mudaron juntos. Para las cámaras, se mostraban como una pareja consolidada y glamorosa. Con la llegada de su hijo Maximiliano en el '82 eran lo más parecido a una familia feliz para los medios. Pero puertas adentro, la vida de la modelo era un infierno.

Alicia Muñiz, embarazada de Maximiliano, junto a Carlos Monzón. (Archivo Crónica)

La madre de Muñiz, Alba, contó que las apariciones violentas del boxeador en la casa de su hija eran normales: "Ella tenía terror porque él la golpeaba a cualquier hora de la noche. Un día de octubre ella parecía una niña de 12 años y me decía: 'Mamá, mamá, está borracho y quiere entrar'. Le dije: 'No, Alicia, esto tiene que terminar'. Bajé, le abrí la puerta, él me dio un empujón y entró. Él estaba totalmente alcoholizado. Así que bajé y llamé a la Policía".

La relación duró hasta 1986, momento en el que ella decidió separarse por las constantes agresiones y se fue de la casa. Pero tenían que seguir en contacto debido al hijo en común que tenían, en ese entonces de cuatro años.

Los Monzón en el programa "Los retratos de Andrés" en 1982. (Archivo Crónica)

El 13 de febrero de 1988, Alicia decidió tomarse un avión desde Punta del Este hasta Mar del Plata porque extrañaba mucho a Maxi, quien estaba junto a su papá desde enero, según contó una de las amigas de la modelo, Myriam Caprile. Además de ver a su hijo y su ex, se encontró con su muerte al caer de un balcón en la madrugada del 14 de febrero en circunstancias que solo cuatro paredes conocen.

La noche del femicidio

Carlos Monzón pasaba el verano en un chalet ubicado en la calle Pedro Zanni 1567 en Mar del Plata. La propiedad la había alquilado su amigo, el actor Adrián “El Facha” Martel, y junto al deportista estaba su hijo de seis años. El 13 de febrero del '88 también estaba en la casa el hijo de “El Facha”, quien jugaba con Maxi.

Además, el boxeador esperaba la visita de su ex mujer, a quien invitó a quedarse en su casa. Juntos cenaron en familia y a la noche, ambos partieron hacia el festejo de cumpleaños de Sergio Velasco Ferrero en el Hotel Provincial. La bebida espumante también dijo presente en la fiesta: iban y venían botellas entre los invitados. La reunión siguió en el Club Peñarol, hasta que a las cuatro de la mañana, Monzón y la modelo decidieron regresar a su casa en taxi, viaje que costó 25 australes.

Alicia Muñiz modelando en 1987. (Archivo Crónica)

Debido a que no tenía llave, el campeón le golpeó la puerta al casero y le pidió que les abriera. "Me desvestí y me puse el pijama. Alicia ya estaba en camisón. Empezamos a discutir por la plata de la cuota alimenticia del nene. La puteé. Le dije que todo es por culpa de ella. Ella me ataca y lo hace como los pibes, tirando cachetadas. Le dije que estaba loca. La agarré de los brazos y no recuerdo más qué pasó, me olvidé de todo. Antes de agarrarla, ella me tiró un atado de cigarrillos en la cara. Me levanté, le di un bife con la derecha de revés. Antes la agarré del cuello con las dos manos, noté que no se desmayó pero que quedó medio aturdida sobre la cama. Después me dirigí hasta el balcón, hacia donde va también Alicia tirando manotazos y recuerdo que caí del lado del bombeador junto a ella", dijo Monzón en su primera declaración ante la Justicia.

El cuerpo de la mujer yacía en el suelo de ladrillo. Él, al darse cuenta que su ex esposa estaba muerta empezó a gritar pidiendo auxilio. El casero entró a la escena y Monzón ensayó algunas explicaciones exculpatorias: “Se mató”, “Se tiró”, “Se cayó”. Minutos más tarde, llegó un móvil policial y asistencia médica.

La escena del crimen. (Archivo Crónica)

El doctor quien atendió al boxeador declaró que lo encontró "lúcido con ubicación correcta en tiempo y espacio aunque con marcada excitación psicomotriz”. Además, percibió “evidente aliento etílico”. Tras estudios realizados por las pericias, tenía 1,92 gramos de alcohol por litro de sangre al momento de la muerte de Alicia Muñiz. Aunque se descartó que la ebriedad le hubiere impedido comprender la criminalidad de su conducta.

El cuerpo de Alicia habló

El fiscal encargado de la causa, Carlos Alberto Pelliza, solicitó 18 años de prisión para el campeón mundial ya que dio por probado que "tomó a Alicia Muñiz por el cuello hasta desvanecerla y posteriormente la arrojó por el balcón”. "Luego de aplicarle un golpe en el rostro, tomó a Alba Alicia Muñiz Calatayud del cuello, ejerciendo gran presión. De este modo afectó todos los planos del cuello, desde la epidermis hasta los más profundos próximos de la columna cervical. Le fracturó la laringe, traquea y la parte posterior del cuello", escribió Pelliza para pedirle al Juzgado en lo Criminal N°1 de Mar del Plata la prisión de Monzón.  

La madre, el cuñado y el padre de Alicia Muñiz despiden los restos de la modelo en el cementerio de la Chacarita. (Archivo Crónica)

"Estas lesiones le produjeron la anulación de conciencia de la víctima. En ese estado y probablemente aún con vida pero portando una lesión mortal como la descripta de laringe y tráquea, la vícitma fue alzada y arrojada al vacío cayendo cuatro metros. Allí golpeó cefálicamente, sufriendo gran herida traumática: hundimiento-aplastamiento de cráneo. Como consecuencia directa de la actividad desplegada por el imputado, se produjo el deceso de Alica Muñiz, inmediatamente después de su impacto contra el piso", agregó.

Los primeros reclamos feministas

El 8 de marzo de ese año, en el marco de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, los grupos feministas argentinos realizaron protestas en pleno centro porteño. El Grupo Feminista de Denuncia convocó a las mujeres a una "sentada" en Congreso, según informan los diarios de la época. Con carteles y cánticos que decían "Se va a acabar, se va a acabar, esa costumbre de golpear" y "Los golpes de violencia no los bancamos más, exigimos justicia, justicia y nada más", treinta mujeres se sentaron en la senda peatonal de la avenida Entre Ríos. "¿Cuántos Monzones toleraremos todavía?", decía un cartel.

Las protestas feministas en el Día Internacional de la Mujer en 1988. (Archivo Crónica)

Además de reclamar justicia por el asesinato de Alicia Muñiz, pedían una efectiva prevención de la violencia doméstica e institucional, asistencia integral a mujeres víctimas de golpes y violaciones, juzgamiento y castigo para violadores y golpeadores y refugio para mujeres golpeadas. Pero los reclamos de las diversas organizaciones tuvo que terminarse a los veinte minutos apenas iniciada la marcha. Las asistentes tuvieron discusiones con la Policía y se retiraron, aunque no hubo ningún accionar violento.

El juicio

El lunes 26 de junio de 1989, Monzón llegó a los tribunales marplatenses con un traje Saint Laurent color arena, camisa blanca y corbata de seda. A la hora de declarar, dijo: "Le pegué a todas mis mujeres, menos a una", según cuenta el periodista Jorge Joury en una nota del juicio que conmovió al país.

Carlos Monzón durante su alegato. (Archivo Crónica)

Además, que la jueza Alicia Ramos Fondeville le hizo una pregunta para "despistarlo". Sacó una prenda femenina, que pertenecía a Alicia pero no estaba en la escena del crimen, y se la mostró.

-¿Esta blusa era de Alicia?

-No. Si se ponía esa prenda conmigo no salía...

Luego de cinco días de juicio, el 3 de julio se conoció el veredicto. En Mar del Plata llovía intensamente y en las afueras del Juzgado se escuchaban a los fanáticos del boxeador gritar “Dale campeón” constantemente.“Condenar a Carlos Monzón, argentino, de 46 años, a la pena de 11 años de prisión al encontrarlo culpable del asesinato de la ciudadana uruguaya Alicia Muñiz”, leyeron en el recinto mientras el boxeador escuchaba atentamente.

Al día siguiente, fue trasladado a la cárcel de Batán. Tras cumplir cinco años y seis meses de prisión y mientras disfrutaba de una salida transitoria por su buena conducta, Monzón murió en un siniestro automovilístico a 35 kilómetros de la ciudad de Santa Fe. Hasta su último respiro, el hombre sostuvo que el fallecimiento de su mujer había sido "un accidente".

Carlos Monzón, en los primeros días de su detención por el crimen de Alicia Muñiz. (Archivo Crónica)

El crimen de Alicia Muñiz es uno de los miles que sucedieron en la historia argentina. Wanda Taddei, Ángeles Rawson, Chiara Páez, Lucía Perez, Micaela García, Araceli Fulles, entre muchas otras chicas, fueron asesinadas a manos de sus parejas, ex novios u hombres que decidieron quitarles la vida por el simple hecho de ser mujer. En 2018, cada 32 horas se cometió un femicidio en nuestro país, según un relevamiento realizado por la asociación civil La Casa del Encuentro.

Ver más productos

Jacinto Hoyuelos Gonzalez, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a beato Jacinto Hoyuelos González

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Macri se juntó con Alfredo Casero

Macri se juntó con Alfredo Casero

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

Ver más productos