Hernán Piquín afirmó que los ladrones que el lunes lo siguieron desde Capital Federal a Pilar para robarle los 20.000 dólares y joyas que había sacado de un banco fueron muy violetos y lo amenazaron de muerte con un arma, mientras que los investigadores sospechan que puede tratarse de una banda de extranjeros que comete salideras al voleo.

"Fue un horror. Estaba llegando a casa con unos ahorros que tenía y me siguieron unas motos y unos coches y me robaron el bolsito con el dinero y unas alhajas", contó en TN el ex primer bailarín del Teatro Colón.

El artista explicó que ayer fue al centro a un Banco Francés de la zona de Plaza de Mayo a retirar de su caja de seguridad unos 20.000 dólares y alhajas de su abuela junto a un amigo de nacionalidad española y de allí se subieron al auto para regresar a su casa en un country de la localidad bonaerense de Pilar. Antes de llegar a su domicilio, Piquín decidió hacer una parada en el shopping Las Palmas de Pilar, ubicado a la altura del kilómetro 50 de la autopista Panamericana, para lavar el auto en el lavadero.

Ahí me vienen dos coches y tres motos. Abrieron la puerta, tironearon, me pusieron un arma y se llevaron la plata y unas alhajas que eran de mi abuela, eso es lo más feo", dijo.

"Fueron muy violentos. Me apuntaron con armas, me dijeron 'dame todo porque te mato' y se llevaron todo. Es la inseguridad de este país", agregó.

El bailarín descartó que algún empleado del banco lo haya entregado y comentó que la propia policía le explicó que "hay gente que te espera en la puerta de los bancos, trajeada mejor que yo, ve quién entra, quién sale y ese le da aviso a otra persona y así te van persiguiendo".

Por último, indicó que por este asalto barajó la posibilidad de renunciar a su participación en el ?Super Bailando?, la próxima edición del programa de TV conducido por Marcelo Tinelli. "Estuve a punto de llamar a los chicos y decirles que no hacía el 'Bailando' porque me quería ir. De hecho yo estoy viviendo en otro país también, en España, y me quiero ir ya", afirmó.