Hernán Drago relató que sufrió una situación de acoso sexual en sus primeros años de carrera durante un casting para una producción de fotos en Nueva York.

"Tenía 18 o 19 años y un booker de una agencia para la cual trabajaba en aquel momento me dijo que estaba preseleccionado para un casting muy importante al que había ido hacía unos pocos días. Estaba lleno de chicos en la agencia y me querían a mí", comenzó Drago con su relato, en una nota que brindo en el ciclo "Vino para Vos" que se transmite por KZO.

"A esa edad tenía que ir a protagonizar una campaña a Nueva York y me pagaban una fortuna, en aquel momento para mí. Era uno de mis primeros trabajos. Le había puesto mucha energía y dije 'qué bueno que quedé acá e ir a Nueva York'", recordó el modelo de 42 años

Sin embargo, las cosas no salieron como Hernán las imaginaba. "Ese hombre me dijo: 'Esto no es tan fácil como creés, que venís a un casting y si te eligen y das con el perfil quedás. Tenés que venir a mi casa y charlar porque sos nuevo en esto y podés llegar muy lejos. Pero hay un precio para pagar: tenés que pasar por mí antes".

"Le dije: 'Bueno, si ese es el precio, no me interesa por ahora. Así que pasame los castings a los que creas que doy con el perfil, donde creas que tengo condiciones. Si me llaman bien y si no paso a otro casting, te agradezco'. A los diez días me vuelve a llamar y me dice lo mismo, que dependía de él si yo viajaba o no", continuó.

Según lo que contó Drago, él se volvió a negar sin dar más explicaciones y al día siguiente se dirigió a la agencia para retirar el book que había hecho para aquella campaña.

Alguien de la empresa le preguntó por qué se estaba llevando las fotos y él contó lo sucedido. Sin embargo, no le creyeron.  "Me llevo el book porque es mío, yo lo pagué y no quiero trabajar acá. Me pasó esto con fulano", manifestó.

A pesar de contar lo ocurrido, el modelo prefirió no contar quién fue el booker en cuestión.

"Por respeto no doy nombres, lo superé y no tengo sed de venganza. Lo cuento para los chicos nuevos, que sepan que pasan estas cosas. Y como moraleja, todo vuelve en la vida", explicó.

Y por último, contó: "He desfilado y este muchacho me ha visto desde la primera fila. Agacha la cabeza cuando me ve. Tiene una agencia acá pero no es conocido. Cuando me lo cruzo cambia la mirada. Nunca me pidió disculpas. El manager (de la compañía) sí, pero no por lo que pasó sino por no haberme creído".