Fue el gran éxito teatral de 2017. “ Sugar”, el suceso musical que protagonizó Susana Giménez en los 80, volvió a la calle Corrientes esta vez con la diva como productora y Griselda Siciliani en el rol principal.

Griselda deja " Sugar"

El espectáculo lideró la taquilla casi todas las semanas y se convirtió en el imbatible del momento; por eso sorprendió mucho la repentina salida de su protagonista.

El 6 de marzo, el otro productor de la obra, Gustavo Yankelevich, anunció que Siciliani se iba y en su lugar entraría Laurita Fernández a partir del 4 de abril. En una conferencia de prensa, el empresario, Griselda y los otros dos protagonistas -Nicolás Cabré y Federico D´Elía- informaron del sorpresivo cambio.

Laurita Fernández ocupará el lugar de Grisdela en " Sugar"

La actriz luego escribió en su Instagram: “Anochecer de un día agitado!! Hoy anunciamos mi último mes en ´ Sugar´, el 1 de abril me despido, me esperan proyectos hermosos y apasionantes! Y estoy feliz por lo que se viene.... pero nunca voy a olvidar esta obra y este personaje soñado! Fue y es un placer total .... GRACIAS enormes a todooooo el equipo y elenco, a la producción y a mis compañeros que son los mejores!!!”.

En boca cerrada...

Pero la verdad sería bastante diferente. Tras bambalinas, DiarioShow.com supo que Siciliani, como había aflojado un poco la venta de entradas y ella iba a borderó, es decir, cobraba según ingresos de taquilla, empezó a quejarse por hacer doble función.

Luego, insistió con un dolor de rodilla que según ella le molestaba demasiado. Con tantas vueltas, Yankelevich se habría cansado de la situación y habría decidido desafectarla.

Susana no quedó contenta con la actitud de Griselda

La negociación fue rápida: ella decía que renunciaba pero se mostraba ante los medios feliz y agradecida, además de dar públicamente su bendición a Laurita.

Lo que no se pudo ocultar fue el enojo de Susana, que vivió esto como un desplante, ya que ella fogoneó su llegada a “ Sugar”. La leyenda dice que la bloqueó del WhatsApp. En la intimidad de la obra dicen que uno de los más felices es el encargado de las coreografías, ya que no tenía buena relación con la actriz.