Las confesiones que hizo Gladys "La Bomba Tucumana" semanas atrás en la mesa de Mirtha Legrand, donde lloró al hablar de lo que había sufrido durante su infancia por los golpes que su padre les propinaba tanto a sus hermanas como a su madre, no sólo generaron un gran impacto en los presentes y los televidentes, sino también generó una guerra en su familia.

Olga Jiménez, su hermana, fue la primera en salir al cruce en defensa de su padre a quien calificó como un "héroe" al mismo nivel de San Martín y Belgrano. Pero no terminó ahí. Furiosa, ahora relató un fuerte episodio protagonizado por la cantante tropical y su hijo, Tyago Griffo. "Ya que me metieron en este juego, me gustaría jugarlo", expresó en diálogo con Infama, instando a tener una entrevista profunda y no desde un móvil para revelar los secretos más escalofriantes del círculo familiar.

"Que ella no hable de golpeadores. Porque hasta hace poco le pegaba a su hijo", disparó al pasar y los panelistas no lo dejaron pasar e indagaron en el tema, por lo que ella contó que el episodio sucedió antes de que él cantante se fuera a vivir a Córdoba. "Lo que pasa es que uno se acostumbra a vivir de la forma que fue criado. Para él no era raro que su mamá lo golpee, que lo quiera matar, que lo intente tirar de un quinto piso".

"¡¿Intentó matar a su hijo, decís?!", preguntaron al unísono los periodistas y ella no dudó: "Sí, cuando era chico. Yo no quería hablar más pero me sentaron acá y como ella habla de mis padres yo cuento cómo es ella".