@Rfilighera

Inesperadamente, Carlos Perciavalle reapareció en la televisión argentina y disparó sobre Antonio Gasalla: “Él no está bien de salud... tiene esa cosa inmunda de las seis letras...”, comentó, revelando que el capocómico sufre de cáncer, “pero no es de piel, tiene en los tobillos, en la rodilla, es un problema de las articulaciones”.

Amplió luego, a modo de rúbrica: “Es un presente horrible para él, pero, bueno, será el karma que le ha tocado en la vida”.

Tales declaraciones generaron un escándalo, máxime si se tiene en cuenta que ambos formaron una dupla artística legendaria. A todo esto, su ex amigo y ex socio se limitó a responder: “Que diga lo que quiera”.

Relación turbulenta arriba y abajo del escenario (Archivo Diario Crónica).

Ahora bien, ¿qué situaciones incidieron para que el actor uruguayo volcara estas expresiones de una manera tan potente, libre de eufemismos, con rudeza? ¿Existen desde lo personal cuentas pendientes, celos y odios que ambos protagonistas tratan de exorcizar en esta etapa de sus vidas? ¿Dónde quedó ese vínculo tan íntimo y pasional que desplegaron en muchos tramos de sus respectivas carreras?

DiarioShow.com intentó rearmar el complejo rompecabezas de una relación con final aún abierto. Carlos Perciavalle y Antonio Gasalla se conocieron mientras estudiaban en el Conservatorio Nacional de Arte Dramático, institución emblema en la formación de intérpretes. Luego, ambos se convocaron en un destartalado conventillo que se encontraba ubicado frente al entonces Ital Park y así fundaron la historia del café concert argentino con aquel espectáculo que abrió caminos: “Help Valentino”. Dicho episodio sucedió a finales de los años 60 y el dúo estaba acompañado de Edda Díaz y Nora Blay.

Impulsores del café concert en Argentina (Archivo Diario Crónica).

Luego, el grupo se disolvió y Antonio y Carlos generaron otro éxito en los 70 que se tituló “La mandarina a pedal”. Después se dieron cita otras inolvidables producciones, como “Yo no, ¿y usted?”, que fue llevada a una placa discográfica por el sello Trova, y años después, “Gasalla y Perciavalle en Broadway”.

Las carreras de ambos prosiguieron, después, por caminos diferentes. Siempre tuvieron perfiles muy distintos. Gasalla era el cerebro de las producciones. Por él pasaban todas las áreas de la creación artística. Su performance en el escenario era más introvertida que la de su gran amigo. En cambio, Perciavalle era un aluvión de expresiones interpretativas.

Dupla con historia (Archivo Diario Crónica).

Fuentes allegadas a estas figuras dieron el siguiente testimonio: “Había una situación que molestaba particularmente a Gasalla, y se daba cita en el final de cada una de las funciones de 'La mandarina a pedal'. Perciavalle tenía como costumbre alargar el último monólogo y lo finalizaba a las cuatro de la madrugada. Esto era un hecho inusitado para cualquier espectáculo de ese entonces y, en consecuencia, enardecía a Gasalla”.

Lo cierto es que, allá por 1974, al finalizar ese espectáculo, se separaron y los rumores de pelea ya circulaban. Tuvieron que pasar casi tres décadas para que decidieran reunirse, en el año 2000, y hacer un último y exitoso show juntos.

Antonio Gasalla (Archivo Diario Crónica).

Un veterano periodista especializado en la cobertura de los espectáculos de café concert le dijo a este medio: “Yo no tengo dudas de que Carlos lograba una repercusión mayor a la hora de medir los aplausos. El público apreciaba a Gasalla, pero disfrutaba más de un tipo de las características de Perciavalle. Él transitaba el rol de un verdadero showman y su despliegue abarcaba el canto, la actuación y toda la gestualidad. En cambio, el verdadero perfil de Gasalla tenía que ver más con la puesta en escena del espectáculo”.

Y agregó: “A Antonio, aunque no lo manifestaba abiertamente, le disgustaba que los aplausos que lograba Perciavalle tenían una contundencia mayor que los suyos”.

Entonces, ¿los celos fueron debilitando esa relación? Otros testimonios aportan más detalles: “Antonio siempre se caracterizó por ser un tipo muy seguro que dominaba todo el abanico de la creación artística. Él siempre tuvo el rol de un tipo abarcativo en la dinámica de un espectáculo. Carlos, en cambio, estaba más abocado a la respuesta muy directa con el público y lo lograba. De lo que no tengo dudas es de que Gasalla ha sido y es un artista pleno y cabal en todo sentido de la palabra”.

Carlos Perciavalle (Archivo Diario Crónica).

Un punto de inflexión en la vida de Carlos Perciavalle fue el accidente automovilístico que tuvo hace más de 30 años, en el que salvó la vida milagrosamente y en el que, según el actor, mensajes de seres extraterrestres incidieron. El uruguayo afirmó alguna vez que dicho episodio “marcó un antes y un después en mi vida. Fueron los ovnis los que me armaron todo esto”.

Esta circunstancia, según también confesó, ayudó a que dejara de consumir drogas, flagelo que lo había azotado durante gran parte de su vida. Sin embargo, la situación económica del actor ingresó en bancarrota; afortunadamente pudo contar con la urgente ayuda de su amiga Susana Giménez y también de la productora Rosita Zemborain, incluso del propio Gasalla en cuestiones profesionales. No obstante, el panorama financiero del actor no mejoraba y corría el serio riesgo de perder su casaquinta, ubicada en Laguna del Sauce, departamento de Maldonado, Uruguay.

Del amor al odio (Archivo Diario Crónica).

Al comprar Antonio unos terrenos cercanos a la casa de Carlos, este creyó que se trataba de una “maniobra” de su amigo para apoderarse también de su vivienda y estalló en bronca. Sin embargo, luego surgió algo inesperado que devolvió la moral al atribulado actor.

El ex presidente Carlos Menem se habría encargado de pagar la hipoteca de su casa de Laguna del Sauce y de esta manera pudo conservar de manera definitiva su tan querido refugio. En tanto, a medida que pasaba el tiempo, la relación entre Gasalla y Perciavalle no continuaba en buenos términos y aquella lejana historia de fuerte amistad empezó a transitar, cada vez con más fuerza, los áridos caminos del olvido y un particular disgusto con sabor a bronca.

Ver más productos

La Iglesia recuerda a San Mateo, apóstol

La Iglesia recuerda a San Mateo, apóstol

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Macri se juntó con Alfredo Casero

Macri se juntó con Alfredo Casero

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

Ver más productos