¿Estamos en 2017 o en 2018? Para Laurita Fernández y Fede Bal bien podría ser este año o el pasado, ya que la historia se repite casi de manera idéntica.

Al igual que la temporada pasada, el hijo de Carmen Barbieri le fue infiel a la bailarina, ella lo descubrió y se inauguró el período de reconquista. La tercera en discordia esta vez fue Becky Vázquez y la reconciliación de la mediática pareja fue mucho más pronto que el año pasado.

A pesar de que la conductora de "Combate" estaba furiosa con Bal, lo recibió en su casa y pasaron todo el día en la pileta y no faltaron los mimos, según pudieron ver los vecinos indiscretos del edificio.

Abordado por un móvil de "Los Ángeles de la Mañana", Fede habló de este encuentro post pelea: "Como todos los lunes la vengo a ver. No tengo idea si es un gran paso haber pasado la noche juntos. No estamos juntos ni nada, pero estuvimos hablando que es lo que más quiero".

"La vida es difícil, más a la distancia. Y mucho más difícil es separarse cuando hay tanto amor. No puedo darte más data porque quiero guardármelo para mí. Ella es hermosa, me encanta, la amo. Ojalá algún día podemos estar bien. Es un poco incómodo no poder estar cómodo en ningún lugar", dijo y agregó: "Nos pedimos amor, el uno al otro".

 

Por su parte, Laurita también dio declaraciones de la visita de Fede y comentó: "Hablamos mucho de cómo queremos que sean las cosas. Estuvo bueno porque conectamos desde un lugar tranquilo y sincero. Con muchas cosas lindas. Pero no hay que apurarse. Hay que esperar que vuelva de la temporada y ver qué pasa".

"Prefiero mantener en privado si voy a perdonarlo o no. Son detalles que no tengo por qué contar", se excusó la bailarina.

Además se mostró muy enojada con las fotos que se filtraron de la intimidad de su casa. "No está bueno que un vecino me saque una foto en mi casa. Me chocan esas cosas. No está bueno. Es mi casa. Uno se siente invadido en su propia casa. Si yo no puedo estar cómoda ahí. Hay códigos de convivencia, pero supongo que no está bien hacer eso. Uno en la privacidad de su casa puede andar sin malla y no tendría por qué aparecer una foto, pero ya está", disparó.

Por último, reveló, medio entre risas, que en la furia del momento, al enterarse la infidelidad de su novio, canceló el viaje que tenían programado y que no sabe si se irán o no.