En estas épocas de "mecha corta" para las relaciones, el matrimonio de Mónica Farro y su personal trainer, Leandro Herrera, resultó una víctima más de la poca tolerancia de estos tiempos. Hace apenas dos meses que se casaron, pero ayer la vedette admitió que están atravesando un mal momento.

"Crisis hay todos los días te podría decir. Se fue una semana a dormir a otro lado, ayer se fue de vuelta. Pero bueno, la convivencia es complicada. Estamos bien, estamos viviendo la vida, yo ahora me voy tres meses y medio de temporada así que si él quiere estar solo y yo también bueno, ahí es la separación", expresó Farro durante un móvil con "Intrusos".

Además, aclaró que, a pesar de estar pasando un momento complicado, no consideran como una opción al "poliamor": "Pareja abierta no somos, pero hay crisis, la gente va cambiando, va tolerando cosas diferentes. Dicen que te casás y todo cambia, y sí, te casás y todo cambia". Este es el segundo matrimonio de la uruguaya, quien ya tiene un hijo adolescente, Diego, el cual vive con su papá.