Alfredo Casero criticó en "Animales Sueltos" a las Abuelas de Plaza de Mayo por su manera de recuperar nietos perdidos durante la última dictadura militar. A raíz de esto, le suspendieron dos funciones de teatro de su obra "¿De qué no se puede hablar?" en Salta y Tucumán. 

"Yo quiero saber toda la verdad. ¿Estás seguro que el último señor es un nieto recuperado? Quiero estar seguro de todos los nietos. No hablan como si estuvieran a cargo de un organismo de Derechos Humanos”, había expresado en el ciclo y generó repudio. 

Sin embargo, el actor reflexionó sobre sus dichos y pidió disculpas durante una entrevista en radio Mitre: "Estoy arrepentido de no haber sido lo suficientemente cauto. Estoy apesadumbrado y pido perdón".

Luego, explicó: "Sino estoy cayendo en lo mismo que ellos. Que cuando se muere una persona y es policía no hay un puto derecho humano que salte por esa gente“.

"Estoy arrepentido de no haber sido lo suficientemente cauto. Estoy apesadumbrado y pido perdón".

Por último, manifestó: “La cosa no es con las Madres, sino con la utilización política que le dieron. Es comprensible, porque he ido un poco lejos. Lo que me diga todo el mundo no me importa."

“La cosa no es con las Madres, sino con la utilización política que le dieron".