rfilighera@cronica.com.ar

Periodista, locutor, aporte emblemático para la historia de la radio y la televisión. Héctor Larrea es una presencia inconfundible que sigue generando legado a punto de cumplir 80 años.

Actualmente conduce su ciclo vespertino por Radio Nacional y, además, fue erigido como la voz institucional de la emisora. "Esta es, sin lugar a dudas, una etapa muy importante en mi trayectoria. Se nota que me quieren y, en consecuencia, me cuidan. Una de las cosas que me propongo es tener un buen trato con la gente, además, porque todo es muy complicado en el mundo cotidiano de nuestros días", destacó.

En tren de confesión, Héctor agregó que "pensaba retirarme este año pero mis amigos me convencieron y voy, a seguir, si las neuronas me responden, una temporada más. Todo esto me exige estar muy atento, actual y muy riguroso con los análisis".

"He tenido un recorrido digno y además conté con mucha suerte. Yo le he dado bastante a la profesión, pero ella me dio, en reciprocidad, mucho más. Vengo de una extracción de clase media baja, entonces conozco cómo piensa la gente y, en este sentido, le doy mucho humor y música porque estoy convencido de que es una apuesta muy saludable. Y esto, en definitiva, es lo que le dimos al público toda la vida. Y una de las funciones de la radio es que te ayude a distraerte".

Héctor admitió que "los cambios en los medios de comunicación han sido muy contundentes y los nuevos soportes, en este sentido, le han dado una dinámica fuerte. Trato de modernizarme y estar al tanto de todas las modificaciones; sin embargo, la esencia es fundamental. El estudio, el progreso y la perseverancia obedecen a circunstancias que son, excluyentemente, del factor humano".

Una y otra vez, Héctor acudió a todos aquellos protagonistas que lo marcaron y generaron capítulos de oro en la historia de nuestra radiofonía. "Gente como Cacho Fontana, Antonio Carrizo han dejado un legado que sirve de referencia para las actuales generaciones de profesionales. Le han dado un estilo, un perfil, una nueva modalidad a esos tiempos históricos que nos ayudaron a vivir durante muchos años".

Acerca de estas personalidades, Larrea señaló: "Fontana instaló una distinta propuesta laboral en el arte de la locución. Le dio otros matices, estilo y contundencia en la dicción. Un gran renovador en todo sentido. En tanto, Carrizo ha sido un gran maestro. Daba clases en cualquier ámbito, en cualquier lugar. Un tipo con un bagaje de conocimientos impresionante, podía hablar de cualquier tema y lo hacía con un gran conocimiento. Le dio un impulso popular a Jorge Luis Borges y esas charlas, esos reportajes con diferentes personalidades, se convertían en piezas literarias, gemas que solamente Antonio con su sapiencia y buen gusto nos brindaba de manera única".

Héctor Larrea, en los Martín Fierro de radio 2017

-¿Hacia dónde va la radio y cuál puede ser su destino?

-Es un gran interrogante -nos dice en el final de la charla-. "Con todos los nuevos soportes, Internet y nuevos usos de tecnología, es difícil predecir algo de estas características. Desde un celular podemos ver, por otra parte, todo lo que nos podamos imaginar. Sigo apostando por este medio y creo que continuará siendo una de las herramientas fundamentales en la existencia de ese conglomerado que instalan los medios de comunicación. Una radio popular, con humor, entretenimiento, servicios, información y música nacional también es posible en la actualidad".