La despedida a Federico Luppi, fallecido el pasado viernes a los 81 años, se desarrolló entre la mañana y el mediodía de este sábado entre una funeraria del barrio porteño de Palermo y el Cementerio de la Chacarita donde junto a Susana Hornos, la esposa del actor, se dieron cita familiares y personalidades del ámbito artístico.

Al velatorio asistieron figuras de la escena local como Oscar Martínez, Leonardo Sbaraglia, Hugo Arana, Víctor LaplaceAna María Picchio, Graciela Dufau, Hugo Urquijo, Héctor Bidonde, Cecilia Rossetto, Juan Palomino, Mauricio Dayub, Víctor Laplace, Héctor Olivera y Mirta Busnelli, entre otras.

En la sala velatorio donde los restos de Luppi fueron colocados a cajón abierto se apreciaron grandes coronas entre las que se destacaron las enviadas por Sadaic, Argentores, el Partido Comunista y el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa).

Desde las 9, distintas figuras vinculadas al universo televisivo y cinematográfico se acercaron a la sala de Thames 1164 para despedir los restos del actor de populares filmes como “La Patagonia rebelde”, “Plata dulce”, “Cien veces no debo”, “Un lugar en el mundo” y “Martín (Hache)”.

A las 11, después de dos horas de velatorio y de un caluroso aplauso que reunió a todos los asistentes, un sencillo cortejo fúnebre acompañó los restos del emblemático intérprete de más de 70 filmes iberoamericanos hasta el Cementerio de la Chacarita donde serán cremados mañana.

El intérprete nacido en Ramallo (provincia de Buenos Aires), falleció el pasado viernes a la mañana en la fundación Favaloro, donde se hallaba hospitalizado desde el jueves anterior. Previo a este último episodio, Luppi había sido internado allí mismo en abril pasado para drenarle un hematoma en la cabeza luego de sufrir un accidente doméstico que provocó el golpe.

Por aquellos días, había tenido una participación especial en el rodaje de “Necronomicón: el libro del infierno”, un filme de Marcelo Schapces protagonizado por Diego Velázquez que evocó el universo de H.P. Lovecraft, uno de los grandes maestros del terror.

Formado en el ámbito teatral, su ascenso se debió a su participación en populares ciclos televisivos como “El amor tiene cara de mujer”, “Cuatro hombres para Eva” y en ciclos de especiales unitarios de gran calidad como “Cosa juzgada” que generaba el grupo Gente de Teatro que dirigía David Stivel.

Su debut en el cine fue con una participación en "Pajarito Gómez, una vida feliz" (1965), de Rodolfo Kuhn, aunque su consagración llegaría solo un año más tarde con su papel protagónico como Aniceto, su primer Don Juan en la pantalla grande, en "El romance de Aniceto y la Francisca", de Leonardo Favio.

Por entonces estuvo casado seis años y de esa relación nacieron sus dos primeros hijos (Marcela y Gustavo), luego y al calor del suceso teatral de la comedia dramática “El gran deschave”, mantuvo una relación de 10 años con la actriz Haydée Padilla quien tiempo atrás denunció haber sido víctima de violencia de parte del artista.

Casado con la dramaturga, directora y actriz española Susana Hornos desde 1999, Luppi tuvo un tercer hijo (Leandro) nacido de su vínculo con la actriz uruguaya Brenda Accinelli y por cuya mantención hubo varios cruces legales y mediáticos.

Por su tarea en pantalla grande ganó seis Cóndor de Plata por "El romance del Aniceto y la Francisca" (1967), "Tiempo de revancha" (1982), "Plata dulce" (1983), "Un lugar en el mundo" (1992), "Sol de otoño" (1997) y "Martín (Hache)" (1998), labor por la que obtuvo, además, la Concha de Plata al Mejor Actor en el Festival de San Sebastián.