Luciana Salazar está en la dulce espera de una niña que tendrá mediante el método de alquiler de vientre. Constantemente comparte novedades de su bebita en camino e incluso anunció que una vez nacida, llevarán a cabo un reality show de sus vidas.

Pero no todo es color de rosas. Una de las publicaciones que la modelo compartió en su cuenta de Instagram le trajo graves problemas con la subrogante.

Resulta que Luciana publicó, hace unos meses, una ecografía de Matilda en la que se veían los datos de la mujer que lleva a la niña en su vientre. Por contrato, Salazar tiene prohibido develar la identidad de ésta y debe respetar el acuerdo de confidencialidad.

Por la emoción de recibir las primeras imágenes de su hija en la panza, la modelo no reparó en que estaba violando una clausula fundamental del contrato con la subrogante y subió el video a sus redes sociales. En menos de 24 horas eliminó el posteo y aparentemente su descuido le trajo ciertos problemas legales que le llevaron a redactar un comunicado destinado especialmente a los medios.

"Hace unos meses subí a mi red social Instagram el primer video de la ecografía de mi bebe en camino, tal cual me fuera enviada. Procedí de esta manera, en el entendimiento de que este material fue chequeado previamente por quienes me lo enviaron. En consecuencia, involuntariamente quedaron expuestos los datos personales de la subrogante. Por lo tanto retiré dicha información en menos de 24 horas", comenzó la ex de Martín Redrado.

"Teniendo en cuenta que he firmado un convenio de confidencialidad, que respeto y debo hacer respetar, les solicito a todos los medios que de ahora en adelante, se abstengan de mencionar el nombre, datos, fotos o cualquier referencia a esta persona", pidió la rubia.

Además, aprovechando el comunicado, Salazar aclaró que la subrogante no participará del reality show.