El pasado lunes 1 de octubre, Teté Coustarot perdió a su madre en General Roca, Río Negro, lugar donde vivió toda su vida. A los 97 años, Alba dejó este mundo. Desde hacia tiempo, la conductora junto a su familia se venía haciendo la idea del día que su madre partiera, ya que con el trascurso de los años, la salud de la mujer iba empeorando. 

"Tiene Alzheimer desde hace cinco años. Ya no camina y no ve. Todo el tiempo tengo que recordarle quién soy, porque se acuerda de muy poquitas cosas", comentaba Teté en una entrevista de hace cuatro años. 

Por su parte, la conductora radial comentó en un programa de la señora Mirtha Legrand que "vos podés darle todo lo que necesita para que esté bien, ellos están en un estado de inconsciencia, de poca relación con la realidad, pero están felices. Es lo único que me importa". 

"Mi mamá no me reconoce. Ahora ya voy casi con humor. Hay que tratar de no preguntarle: '¿Cómo estás?', ni ningún tipo de interrogatorio porque empiezan a hacer un esfuerzo enorme para entender", manifestó Teté. Y agregó emocionada: "Voy a verla y le digo: 'Hola mamá, soy Teté, soy tu hija, la del medio'. Y le empiezo a contar que afuera está nublado". 

Finalmente, la ganadora del Martín Fierro de Cable a "Mejor programa cultural educativo", no publicó ningún mensaje en las redes desde hace días. Sólo su círculo más íntimo era el que realmente conocía todos los detalles acerca de la salud de Alba y finalmente, fueron ellos los que la acompañaron hasta último momento.