La vida de Guillermo Bredeston pende de un hilo hace varios años tras haber sido víctima de cinco ACV's. Su mujer, Nora Cárpena es consciente de que la situación médica de su marido es irreversible y en entrevistas anteriores aseguró que si su marido pudiera hablar, "pediría la eutanasia".

Este lunes, en un móvil para Intrusos, la actriz reiteró su deseo de que su marido deje de sufrir y pase a una vida mejor: "Siempre le pido a Dios y rezo para que se lo lleve. A pesar de ser católica ya no me aferro a la esperanza", admitió.

Acerca del estado de su marido, la protagonista de Dios no existe, informó: "Él está placido, está normal, no está flaco y tiene buen color. No tiene canas, tenemos enfermeros las 24 horas, tienen que ser hombre por que hay que tener mucha fuerza para levantarlo".

"Nosotros nos comunicamos a través de la mirada. No estamos listos para el final, nunca se está listo para eso", concluyó.