El "Pepo" rompió el silencio días después que su mujer, Josefina Cuneo, revelase que el cantante había vuelto a consumir drogas.

"Es imposible luchar con tan grande entorno que alimenta los vicios de un adicto y lo hace creer un súper hombre solo para seguir facturando con una mentira gigante", escribió en un mensaje publicado en Instagram.

"Salí corriendo a mi casa para mi casa a buscarla a ella, pedirle perdón y ayuda", contó el cantante tropical sobre su reacción al leerlo el texto. "Ella es mi mujer, mi compañera, la que sabe cuándo estoy bien o mal, cuándo le miento", agregó en una nota en "Pasión de Sábado".  

"Lo que publicó Josefina fue un mensaje de amor desesperado ante un par de situaciones en las que cometí errores. No pude poner en palabras lo que me estaba pasando. Me confié. Dejé puertas abiertas a cosas que no debería haber dejado. Yo que tanto recalcó decir 'No, gracias', en un par de situaciones no lo dije y creo que a ese entorno se refería Josefina cuando ella reclamaba un bienestar para mí". relató el "Pepo".

Luego se animó a reconocer lo que había escrito Josefina. "Nadie mintió, no se usó la salud de un adicto para hacer prensa. Hubo un problema de recaída de una persona adicta que está transitando la recuperación toda la vida. Hoy por hoy retomé el camino correcto gracias a lo que publicó mi mujer". 

Tras reconocer la recaída, el músico ya retomó la rehabilatación. "Como todo guerrero no me rindo. Mi voz es la voz de muchos pibes que no se animan de decir que tuvieron una recaída. Lo que nunca haría sería abondar esta lucha. La comencé hace cinco años. Por algo también pasan las cosas. Para reafirmar lo que uno viene haciendo, tomar conciencia de quién está al lado de uno, quién sirve y quién no, hacer un filtro, seguir acompañado de la gente que me hace bien", señaló.