Tras ser conocido en los medios por su perfil de polista y de seductor de mujeres, Javier Bazterrica, popularmente conocido como "El Gigoló" es recordado por sus lujosos gustos y sus largas salideras nocturnas que compartía a través de las redes sociales.

En tiempo de auge de las plataformas digitales, las fotos, frases y videos de "El Gigoló" llegaron a viralizarse y ser compartidas por cientos de jóvenes y adultos que encontraban en su personaje alguna humorada. Pero años más tarde se conoció que el sujeto era un estafador de mujeres.

El caso más resonante fue el de Adriana Mendoza, hermana de Flavio y es por ello que el coreógrafo lo denunció de manera pública y su caso tomó gran repercusión. También se conoció el caso de una joven estudiante de Santa Fe a quien Bazterrica le retuvo la suma de 82 mil pesos tras ganarse su confiaza.

Con estos antecendetes, "El Gigoló" fue condenado por la Justicia de la Ciudad de Buenos Aires a dos años y medio de prisión en suspenso por estafar y robar a cinco mujeres entre el 2009 y el 2015.

El mediático protagonizó varias denuncias de mujeres, a las que estafó al hacerse pasar por un adinerado empresario y bajo su perfil de hombre de la noche, jugador de polo y contador se ganaba su confianza para apropiarse de su dinero.

"La Justicia dio por probado que estafó y le robó a cinco mujeres entre 2009 y 2015. No se desarrolló un juicio oral y público, hubo un juicio abreviado", indicó el periodista Ignacio González Prieto en TN y aseguró que "El Gigoló" "reconoció su culpabilidad y el fiscal pactó con el abogado una pena inferior a la que le corresponde”.

El hombre está involucrado en otros tres procesos judiciales. La condena original estaba prevista para seis años de carcel, según solicitó la querella.

Ver más productos

San Francisco de Sales, en el recuerdo la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a san Francisco de Sales

El presidente Alberto Fernández trabaja en distintas cuestiones.

La lista de candidatos a la embajada del Vaticano que prepara Alberto

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Ver más productos