@JimeGol20

Marcelo Tinelli

El divo de la televisión argentina es, desde hace 30 años, un referente de los medios, el fútbol y también la moda. Su estilo fue evolucionando con el tiempo, desde aquellos looks tradicionales de camisa y pantalón en “Videomatch” hasta su versión más actual de impronta rockera y clásica.

El cambio en la imagen de Marcelo Tinelli es mérito de María Vilariño, su vestuarista que lo acompaña desde sus inicios en la televisión. Poco a poco, logró que el conductor dejara atrás el pelo largo y el look más tradicional de trajes oscuros y se animara a jugar con el vestuario.

La apuesta creativa incluyó a diseñadores europeos y locales de primera línea, que incluso realizaron prendas a medida para que el empresario luciera en sus programas. Los elogios no tardaron en llegar, y el “nuevo” Marcelo se convirtió en un fenómeno de la moda masculina local.

En su vestuario abundan los sacos de colores o con estampados sutiles y chupines en todas sus formas (jean, cuero o de sastre), un acierto para estilizar la figura del conductor, que mide 1,87 m.

El pelo siempre fue su sello personal, y aunque con los años fue probando distintos cortes (¿cómo no recordar esa cabellera larga?), desde hace 8 temporadas se volcó al cabello corto, canchero y prolijo; que, junto con el vestuario, completó esa renovación de imagen.

La pasión por los tatuajes también acompañó el rejuvenecimiento de Tinelli, un fanatismo que le contagiaron sus dos hijas más grandes: Micaela y Candelaria. Con decenas de ellos en el cuerpo (principalmente en el torso y brazos) logró ese mix entre lo rockero y futbolero que tan bien luce, y que hacen olvidar que Marcelo está al borde de cumplir 60 años.

Jorge Rial

El conductor deIntrusos también tuvo un notable cambio de imagen hace algunos años, quizás debido a su divorcio o al superar la barrera de los 50. Pero lo cierto es que funcionó y muy bien.

Jorge reemplazó trajes amplios y camisas poco favorecedoras, por jeans y pantalones ajustados, sacos de colores y camisas de tendencia que dejan lucir su renovada figura con algunos kilitos menos.

Los lentes “hipster” de marcos anchos se convirtieron en su nuevo objeto fetiche, los lleva a todos lados y complementan cada uno de sus looks, como una marca registrada.

Su pelo también sufrió algunos cambios, unos más polémicos que otros, como la etapa en que se sumó a la tendencia de la melena de color blanco. Pero luego optó por un estilismo más actual y que lleva desde hace algunos años, laterales recortados y prolijos y melena siempre corta.

En las décadas que estuvo al frente del programa farandulero más visto de la televisión argentina, el periodista se animó a jugar con distintos estilos hasta llegar a este, en el que se lo ve más cómodo, seguro y prolijo, pero que además lo convirtió en uno de los hombres al que todas las marcas locales desean vestir.