Flavio Mendoza estalló de furia luego de ver la cara desfigurada a golpes de uno de sus bailarines, Jonathan Hidalgo. El productor denunció que el hecho se dio dentro del reconocido boliche INK ante la mirada del personal de seguridad que "no hizo nada".

Jonathan
Jonathan

Luego de que el caso tomase estado público, el local bailable emitió un comunicado para desmentir las declaraciones de Mendoza.

Comunicado del boliche "INK":

"En referencia a las declaraciones en varios medios de comunicación de Flavio Mendoza, por los hechos ocurridos el viernes 22 dentro de la discoteca INK y en la puerta del mismo, queremos aclarar que el día lunes vamos a presentarnos en la fiscalía de turno que corresponda al lugar del hecho, con las imágenes de las once cámaras de seguridad que dispone el lugar. El doctor Matias Morla será el abogado que represente a INK y como adelantó de lo que se ve en las filmaciones de los incidentes, afirma: 'Flavio incurre en un error porque no estaba presente en el lugar y habla por lo que le contaron otras personas.

El relato formulado por el señor Mendoza en distintos medios se contradice seriamente con las imágenes de las cámaras de seguridad que vamos a aportar a la justicia el día lunes.

Seguramente que el señor Mendoza se equivoca porque alguien, al parecer en forma intencional, le contó una versión diferente de la realidad. Cuando vea los videos, este artista al que INK respeta, se va a dar cuenta que alguien le informó mal.

Dicho material muestra que la pelea, la inicia el señor Jonathan Hidalgo.

Como abogado del lugar, repudiamos cualquier hecho de violencia que ocurra dentro del establecimiento o afuera. Simplemente lo que queremos expresar es que los dichos de Flavio, nada tienen que ver con lo que realmente pasó realmente en el lugar el día viernes 22'.

También queremos desmentir que la seguridad del lugar nunca intervino. El establecimiento cuenta con personas que tienen como fin prevenir o disuadir cualquier hecho de violencia dentro del establecimiento.

Y cuando el señor Hidalgo se encontraba en la calle, se llamó al servicio de ambulancia de Emergencias para que lo asistan.

Cuando llegaron al lugar, Hidalgo se había retirado. Algo que no pasó con Luis Ignacio Marcio, novio de Flavio y amigo de Hidalgo, quien después de lo ocurrido, se quedó bailando en el lugar hasta las seis de la mañana.

Para terminar, somos una discoteca que hace once años trabaja en la zona de Palermo y tenemos como fin que la gente se divierta sanamente y sin problemas. Por eso repudiamos cualquier hecho de violencia y pusimos el material de nuestras cámaras de seguridad para que la justicia determine qué pasó y juzgue a los responsables".

Ahora, tras el comunicado, habrá que esperar la respuesta de Flavio Mendoza, ante la desmentida de sus dichos".