@RFilighera

Una banqueta en el centro del salón de aquel café concert. Las mesas, alrededor, haciendo juego con la escenografía minimalista del lugar. Las luces, en tanto, confluyen en una suerte de postal intimista. Una postal, en definitiva, expresionista, al mejor estilo de los grandes fundadores del cine alemán del siglo pasado. Él, Daniel Riolobos hace su aparición en escena y nos regala su mejor porte y arranca, como no podía ser de otra manera, con un gran aplauso, colmado de profunda admiración. El humo final de su cigarrillo da lugar a una pausa, simple y avasallante a la vez. El pianista, ubicado detrás del protagonista principal de esta historia comienza a desclasificar, musicalmente, la melodía de "Usted", del destacado compositor Gabriel Ruiz Galindo. El clima es pertubadoramente actractivo e invita a sensaciones pasionales.

Aquel inolvidable cantante nos brinda una versión majestuosa, hace alarde de su fina voz y potentes cualidades interpretativas. Es único. Esa imagen del mejor Daniel Riolobos va a permanecer-seguramente- intacta en la evocación de los grandes momentos del espectáculo argentino. Y muchas generaciones podrán redescubrirlo, una gema especial del romanticismo en nuestro continente que nos hacía soñar y disfrutar de un gran repertorio . Figura indiscutible en Las Vegas, Nueva York y en cualquier punto de nuestro continente. Inolvidable, desde siempre, en todos los aspectos, en todos los sentidos.

Cada presentación en vivo era una fiesta. (Foto: Archivo Diario Crónica)

Daniel Riolobos, cuyo nombre real era Pedro Nicasio Riolobos (Godoy Cruz, Mendoza, 14 de diciembre de 1932 - México, 17 de junio de 1992), se convirtió, con el paso del tiempo, en un enorme cantante argentino de boleros y baladas románticas. Su talento traspasó las fronteras de cualquier país.

Cantó por primera vez-según consignan varios relatos- a los cinco años, vislumbrándose, entonces, ya su calidad de voz.

En consecuencia, se dedicó al estudio del canto, tal como destacamos, desde muy pequeño, aunque, por esas raras paradojas del universo, su verdadera pasión era el fútbol, llegando a jugar en primera división, en Independiente Rivadavia, hasta que una serie de lesiones lo hicieron desistir. A partir de esos episodios, su vocación alcanzó la firmeza y la decisión de volcarse de lleno al canto.

La trayectoria

Así dadas las cosas, Daniel, siendo muy joven, se trasladó a Buenos Aires donde conoció al pianista, arreglador y director Roberto Inglez, quien lo llevó, precisamente, a recorrer Latinoamérica en la década de 1950. Paulatinamente, su ascenso profesional fue marcando, cada vez más, hitos de particular envergadura. Estuvo en Chile, donde comenzó a presentarse como crooner de la orquesta dirigida por Inglez hasta que reemplazó al chileno Lucho Gatica. Gracias al éxito obtenido, se lanzó como solista y fue así que tuvo la oportunidad de empezar a transitar una gira saliente con epicentros en Venezuela, Cuba, Puerto Rico, Estados Unidos y México, país donde se radicó, en 1958. En Cuba aún se lo recuerda por su interpretación del tema "Vete de mí" del argentino Virgilio Expósito y fue ungido, en este sentido, como objeto de culto artístico para varias generaciones de la isla.

Y en ese transitar de presentaciones y numerosos shows comenzaría a afianzarse,  nada más ni nada menos, que de la mano de dos verdaderos próceres de la música romántica: Agustín Lara y Lucho Gatica. En tanto, con Gatica solía encontrarlo en diversos escenarios, como sucedió, por ejemplo, en un certamen en 1963; en esa oportunidad, Riolobos se llevó el premio Azteca al mejor cantante internacional y el chileno terminó detrás de él.

Sin embargo, Daniel sentía en lo más profundo de su ser que "nadie es profeta en su tierra", en consecuencia, pensaba que no lograba generar el mismo reconocimiento en su país de origen. Dicha circunstancia, la manifestaba, por aquellos años, en los diversos reportajes que se le realizaban. No obstante, las propuestas de trabajo y sus presentaciones televisivas no cesaban. A partir de ese año se presentaba casi todas las semanas en el canal 13, precisamente, en el programa Sábados Circulares conducido por Nicolás "Pipo" Mancera

Empero, una y otra vez, determinado sentimiento, pulsaba muy fuerte los latidos de su corazón. Por sobre todas las cosas, Riolobos sentía que se encontraba más valorado en el exterior que en su propio país y esto, indudablemente, aquejaba su alma. Aunque, dicha circunstancia se fue superando después de haber recibido varios premios internacionales y al imponerse en el "Segundo Festival Buenos Aires de la canción", con el tema "No es un juego el amor", emblemática creación de otro talento: Eladia Blazquez.

Sandro lo saluda luego de ganar el Segundo Festival Buenos Aires de la Canción (1968). (Foto: Archivo Diario Crónica)

Ha sido amigo y compadre de Pedro Vargas, en tanto Armando Manzareno fue su pianista y grabó varias de sus composiciones. Actuó junto a Los Cinco Latinos y grabó con Osvaldo Fresedo y Astor Piazzolla. La leyenda cuenta que en una oportunidad, Sammy Davis Jr expresó: "Si yo tuviera la voz de Daniel no tendría la necesidad de hacer payadas arriba del escenario".

Murió el 17 de junio de 1992, a los 59 años. Para sus colegas y el público en general fue la voz más expresiva y más importante del canto melódico de todos los tiempos. Una definición que, en definitiva, se convirtió en una suerte de verdadero premio. 

Confesiones y recuerdos por el propio artista

"Y me presenté en una radio. Antes había cantado en Mendoza, en un grupo de jazz imitando a Gregorio Barrios, que era mi ídolo. Alguien me pidió que me cambiara el nombre, porque Pedro Nicasio no era muy bueno, entonces, elegí el de mi padre; ahí nació Daniel Riolobos".

"Me decían qué bien cantas, Daniel", pero vendía tres discos. Tres. Y me daba una bronca bárbara. Debido a ello, decidí ponerle un cambio a determinada etapa de mi trayectoria. Esto quiere decir que me cansé de ser un cantante de elites. Quiero decir que pretendo que mis discos lo puedan escuchar todos: el lustrabotas, el canillita, las chicas de la oficina, todos, absolutamente, todos".

"¿Quién puede expresar sentimientos, dar el tono dramático o fervoroso, cuando estás en un frío estudio de grabación, sin la orquesta, sin el público? Por eso ahora aposté a un significativo cambio: apuesto a canciones más populares y entradoras".

"Bronca tenía antes, cuando en México trabajaba muy bien y acá no pasaba nada. Entonces, más de una vez dije: ¡Váyanse al carajo!  Pero no: el equivocado era yo. Por eso cambié, me cansé que en mi propio país no pasara nada".

"Yo me guio mucho por los refranes. Una vez me dijeron que si tenía que hablar con una persona de baja estatura, agachate. Ahora lo entendí. También entendí que no le pidas a la vida más de lo que te da, porque te lo va a quitar por otro lado. Junto con mi mayor éxito, murió mi hijo Alberto que ahora tendría 14 años. Me limito a hacer mi trabajo; no pido fortunas ni glorias. Sólo quiero que me conozcan en mi país, en mi patria. Eso es todo, no quisiera por nada en el mundo que algún éxito fuera a significar, otra vez, la pérdida de algún ser querido".

Junto a parte de su familia, lo más preciado para él. (Foto: Archivo Diario Crónica)

"Y he gastado mucho. Me gustaba el poquer, el juego, las carreras de caballos. Y un día, en un casino de la Habana me di cuenta que estaba trabajando para la banca. Y planté. No juego más. Ahora la plata es para mi familia y para mí. De pibe éramos muy pobres, no teníamos demasiadas cosas. Alegría, sí. Mi vieja es andaluza y me cantaba jotas cuando yo estaba en la cuna. Y mi viejo que murió era otro tipo macanudo. No teníamos nada, pero éramos felices. Espero que mis hijos puedan decir lo mismo. Yo comencé a entender a mi viejo a partir de mis hijos".

"La canción romántica está viva y seguirá siempre viva. El cambio está ahora en que elijo canciones más populares, que incluyo temas que, con características más modernas, hablan de los sentimientos de siempre. ¿O creen acaso que la gente va a dejar de sentir amor o desamor? No para nada, son sentimientos universales, que hacen a la condición humana. La canción romántica está más vigente que nunca".

"Insistiré en poder lograr éxito en mi país. No es que quiera ser profeta en mi tierra, pero me gustaría tener aquí la mitad, que digo, la cuarta parte de la popularidad que tengo en América Central. Este será mi gran desafío".

La opinión de Dany Martin

No tengo dudas que para mí es el número uno. Un verdadero fenómeno. Daniel era dueño de una capacidad vocal y expresiva, realmente notable. Además, él fue mi padrino en la boda de casamiento que tuve en México. En consecuencia, el observaba en mí una especie de continuidad de su escuela y le recordaba muchas cosas de su juventud, circunstancia que a mí me generaba un enorme orgullo y, por otra parte, una gran admiración como artista. Parte de sus condiciones profesionales radicaba en que se trataba de un cantante con gran cantidad de aire para interpretar. Es decir, como si contara con cuatro pulmones.

Dany Martin, palabra autorizada. (Foto: Archivo Diario Crónica)

A su vez, expresaba un color hermoso de voz; se puede agregar que, además de su energía contundente como intérprete, ostentaba una significativa media voz. Asimismo, cuando iban las notas graves, o las del medio, o las agudas, la tonalidad continuaba siendo amable, cálida. Como si escucharas a Barbra Streisand, va arriba y no te lastima la voz. No te resulta filosa, sigue teniendo el mismo caudal con similar coloratura. La misma entonación, en consecuencia, tanto abajo como arriba. El mismo estilo y capacidad de Gardel o Sinatra. Entiendo que aquí fue un cantante no reconocido. Le faltaba esa llegada de convocatoria masiva. A su vez, tenía una personalidad muy fuerte, frontal y siempre decía lo que pensaba sin especular en quedar bien con el otro. Esto inevitablemente, te genera seguidores pero, también, adversarios. 

Ver más productos

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Ver más productos