Fernanda Vives tuvo un 2017 muy agitado. A partir de su pedido a los televidentes para que no miren la participación en ShowMatch de su ex, Daniel "La Tota" Santillán, se destapó la olla del escándalo. Vives contó que el conductor ejercía violencia psicológica y física contra ella, hasta llegar a pegarle patadas en la panza cuando había quedado embarazada. 

En charla con El Show del Espectáculo, ciclo que conduce Ulises Jaitt por Radio UrbanaBA, Vives contó más detalles sobre el sufrimiento que pasó: "La Tota es una persona nefasta, manipulador, golpeador, enfermo", explicó Vives y agregó: "En su momento, cuando quería denunciarlo nadie me escuchaba. Ahora escuchan a la mujer, antes no lo hacían. No es fácil salir a hablar. Sentía vergüenza. No quería exponerme adelante de mi papá. Me sentía culpable en un montón de situaciones".

Con respecto a la situación judicial del animador, Vives aportó a la causa principal, iniciada por la ex de Santillán, Sol Fiasche: "A La Tota le hice una denuncia por violencia de género y conté quién era él diez años atrás. Su defensa dice que él es una persona que tiene problemas psiquiátricos y que hay que hacerle pericias para ver si está en condiciones de declarar".

Ya en un tono más ameno, la rubia habló sobre su vida personal, luego del infierno que pasó. Contó que se encuentra muy bien con Sebastián Cobelli, su esposo. "No hicimos tríos, capaz en un par de año le digo a Noelia Marzol. Si tendría fantasías con una mujer sería con ella", sostuvo, pícara. 

Vives y Cobelli

Además recordó su enfrentamiento con Amalia Granata: "Con Amalia me maté fuerte. Pero ella estuvo en un panel sobre el caso de la Tota y opinó muy maduramente. Me gustó la posición que tomó. Le mandé un mensaje y le agradecí por no mezclar nuestra pelea". Aunque no fue todo elogio para la panelista, ya que Vives fue muy crítica con la carrera política de la ex del "Ogro" Fabbiani: "En política tiene que estar gente que sepa, que esté capacitada. Capaz lo está haciendo. Hoy no la votaría, mañana no lo sé. Tal vez hace una carrera muy buena".

Hoy no votaría a Amalia Granata

Como se acordó de su enemistad con Granata, también resaltó la amistad que tuvo con Wanda Nara: "Fuimos amigas en un momento. Tiene con qué estar agrandada. Me gusta seguirle la vida, me llama la atención. Me gusta mirarla pero no podría vivir esa fantasía. Soy más real, de tierra".