Leo Cohen Arazi, el relacionista público investigado por una red de prostitución infantil en las inferiores de Independiente, aseguró el martes que es un "perejil" en la causa.

Sin embargo, al tratar de aclarar las cosas terminó embarrando más la cancha. "Soy gay y pagué por sexo, pero siempre a mayores de edad. Si estuve con un menor, no me enteré porque parecía mayor. Y si soy culpable, pagaré por eso", disparó.

"Mi defecto es que soy demasiado confiado y abierto, pero de ahí a trata de personas, abuso de menores, facilitación de la prostitución...", detalló en Los Ángeles de la Mañana. "Cuando estoy en la cama me gusta pasarla bien, no me gusta sentir que el otro está obligado a algo", agregó. 

"En la noche hay muchas personas y no voy a decir con quién me acosté ni me dejé de acostar porque eso queda entre cuatro paredes. Sí puedo decir que jamás entregué a nadie. Es más, soy celoso de mis relaciones y jamás podría ofrecer a alguien que está conmigo", sostuvo el relacionista.