En un nuevo programa de “Seres Libres”, que se emite por Crónica HD todos los viernes a las 22, el actor Coco Sily se confesó con Gastón Pauls sobre su adicción al trabajo y como eso afectó su vida personal y profesional.

El conductor empezó la entrevista preguntándole qué significaba para Coco la palabra adicción. "Indudablemente como para todo el mundo tiene una connotación negativa porque la relaciono inmediatamente con la dependencia de lo que fuere. Pero la palabra adicción abarca el tema de la droga, pero somos constantemente adictos a absolutamente un montón de cosas", respondió.

Sobre su experiencia personal, declaró que nunca estuvo involucrado en el abuso de sustancias y se autodenominó como un "dicto emocional". "Hay cosas que no las puedo manejar. Lo emparento más con los miedos. Adicciones al laburo, por miedo, no por placer. Por miedo a la desgracia, a la pobreza. Yo trabajé toda mi vida con una motivación porque tuve hijos muy chicos y tuve muchos hijos y nunca fui famoso, nunca gané una cantidad de guita que digas 'se me acabaron los problemas' durante muchos años", detalló.

Luego, Sily explicó que lo que lo motivaba a trabajar sin parar era la estabilidad económica de su familia. "Me motivó a pagar la obra social de mis hijos y la cuota de la casa que habíamos comprado. Y con una cosa cultural, muy familiar de que no se le dice que no al trabajo como una cosa pecaminosa".

"Después empecé a darme cuenta, pero no a corregir, que ya estaba. La pegué con la cátedra del macho, me fue muy bien, 11 años. Y todo al bolso, entera, con mi manager. Me acomodé pude arreglar mis cuentas comprar alguna propiedad para que mis hijos estén tranquilos y seguía con la misma mier... No poder decir que no a lo que sea", continuó sobre el momento en el que notó que no podía parar.

Una publicación compartida de Coco Sily (@cocosilyok)

Los problemas comenzaron por culpa: "No poder disfrutar y terminar haciendo un show de un cumpleaños de una señora se llama Rita que cumplia 92 años y ni entendía que pasaba.  Pero era una guita un miércoles la noche. Eso empezó a lastimarme, me empezó a comer energía,y a entristecer".

Luego reveló que trabaja en terapia ese problema y explicó qué piensa para pensar que tiene que parar: "Siempre hago la misma metáfora que es muy torpe pero es muy práctica también. Cuántos veranos son, de verdad, en los que la vas a pasar bien, cuántos te quedan. De lo bueno, 15 y después vienen tres en el que ya cuesta ponerse el short y después viene el alguien te llevará algún lado".

Esa necesidad de trabajar tapó cuestiones importantes en su vida. "Perdés esencialmente calidad de vida. Si vamos a ejemplos concretos, perdés cumpleaños de hijos, de amigos, y ahora yo descubro recién porque eso también está ligado la culpa. Pierdo estar conmigo", aseguró. 

Finalmente expresó que aunque reconoce su problema, aún se miente a sí mismo: "Estoy hablando de cuando me encuentro en situaciones que no tienen que ver con el placer ni tiene que ver con la vocación, tiene que ver con la plata y con el miedo a que pase algo, que te quedes sin nada. Y te seguís mintiendo. Digo 'mis hijos'. Y ellos son grandes, son independientes les va muy bien a los cuatro y se enojan si les doy plata".

Mirá el video de Coco Sily hablando sobre su adicción al trabajo en "Seres Libres"