Fueron cuatro años en coma y cinco desde su muerte. En total 9 años sin Gustavo Cerati, uno de los artistas más grandes que tuvo Latinoamérica en el mundo de la música. Fue un tuit de su hijo Benito el que el 5 de septiembre de 2014 arrojó la bomba que no por esperable, dolió menos: el artista fundamental había fallecido la noche anterior.

Sus restos fueron despedidos en la Legislatura. 

La última canción que interpretó en vivo fue “Lago en el cielo”, el 15 de mayo en Caracas. Entonces, un ACV lo silenció para siempre, en un interludio entre la vida y la muerte demasiado largo para los millones de esperanzados familiares, amigos y fans que mantenían la fe. En el medio, rumores y especulaciones sobre sus hábitos y si los excesos fueron lo suficientemente relevantes en él como para haber colaborado en aquel accidente cerebrovascular.

Al final, el legado de una obra siempre innovadora, que aún hoy suena “moderna” y encuentra continuadores inspirados por su creatividad. La conmoción por su desaparición física fue tal que muchos colegas y gente “de a pie” fueron hacia la Legislatura porteña a despedirlo.

La vuelta de Soda Stereo. 

Charly García, nada menos, comentaba entonces: “Estoy un poco contento, si se puede decir, por el reconocimiento que le da la gente a este gran músico; creo que se ha reconocido a un verdadero arquitecto de la música”. Tenía apenas 55 años. Fundó Soda Stereo, quizá la banda más grande de América latina, y forjó una carrera solista siempre disruptiva. Respetado y querido por sus colegas, dejó una marca indeleble en la vida de muchos.

Ver más productos

La beata Laura Vicuña, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a la beata Laura Vicuña

El presidente Alberto Fernández trabaja en distintas cuestiones.

La lista de candidatos a la embajada del Vaticano que prepara Alberto

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Ver más productos