"No nos vamos a ver por un largo tiempo", le había dicho Gustavo Cerati a su hijo Benito, antes de partir para realizar los shows en Latinoamérica por su gira con “Fuerza natural”, su último disco.

La frase llamó la atención del pequeño, que ya estaba acostumbrado a la rutina de viajes de su padre. Días más tarde, Gustavo era internado de urgencia por una descompensación, tras realizar un show en Caracas, Venezuela, y el 18 de mayo se anunciaba que el artista había sufrido un ACV. Fue trasladado a la Argentina y tratado por los mejores médicos especialistas, pero Gustavo nunca se recuperó.

Pasaron cuatro años de espera, una eterna esperanza para sus seres queridos y miles de fans en todo el mundo. Pero un 4 de septiembre de hace exactamente cuatro años, Cerati dijo adiós.

Solemos tributar a los más queridos el día de su muerte, quizás por sufrir el momento en el que dejó de estar entre nosotros, pero también por valorar el momento en el que se hizo eterno.

Nacido bajo el nombre de Gustavo Adrián Cerati el 11 de agosto de 1959, el músico comenzó a tocar la guitarra cuando era niño y formó su primera banda cuando ni siquiera había llegado a la pubertad. Ya en el ámbito universitario se cruzó con Zeta Bosio y Charly Alberti, con quienes congenió por sus gustos musicales, y naturalmente formaron Soda Stereo.

La búsqueda de sonido propio fue esencial para la banda, que contradijo todos los dogmas musicales al reinvertarse en cada producción. La grandeza de Cerati para componer con Zeta y Charly hizo mecha en nuestro país, primero por su costado más pop y luego por su capacidad creativa.

En 1984 Soda Stereo editó su primer disco, homónimo, con canciones inolvidables aún hoy como “Trátame suavemente”, “Un misil en mi placard”, y “Sobredosis de TV”. Luego llegarían los que hoy son infaltables dentro del rock nacional: “Nada personal”, “Signos”, el vivo “Ruido Blanco”, “Doble vida”, “Canción animal” y “Dynamo”.

En 1995 se editó su último disco de estudio, “Sueño Stereo”, y un año después, a modo de despedida, se editó “Confort y música para volar”, “Unplugged” de MTV del que se extraen algunas de las versiones más recordadas de los temas de Soda.

Pero Cerati tenía más magia para ofrecer y como solista nos regaló los álbumes “ Amor amarillo”, “ Bocanada”, “ Siempre es hoy”, “ Ahí vamos” y antes de despedirse, “ Fuerza natural”.

No nos vamos a ver por un largo tiempo”, le dijo a su hijo Benito. Quizás la música murió un poco cuando su cuerpo dijo basta, pero Cerati nunca dejó de estar cerca para su familia ni para todos los que hayan sentido con el alma lo que él decía en palabras y notas.

Una larga agonía

El 4 de septiembre de 2014 a las 9 de la mañana, Gustavo falleció tras pasar cuatro años en coma. Al día siguiente fue velado en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires y luego sus restos fueron trasladados al cementerio de Chacarita.

Multitudinaria despedida a Cerati en 2014

Ver más productos

Descubrí estas tendencias imperdibles

Descubrí estas tendencias imperdibles

La intimidad de Néstor Kirchner

La intimidad de Néstor Kirchner

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la madre: ¿buscás regalo?

Día de la madre: ¿buscás regalo?

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Ver más productos